Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

Cancelan un careo entre policías y los acusados de matar a Zacarías Barrientos

Tres de los agentes de la Policía Ministerial que llevaron a cabo el arresto no se presentaron a la audiencia

 Magdalena Cisneros Por la inasistencia de tres integrantes de la Policía Ministerial del Estado se canceló el careo que se llevaría a cabo ayer por la mañana en el Primer Juzgado en materia penal –en una área del Cereso de Acapulco–, con los cinco acusados por el asesinato del testigo de la guerra sucia, Zacarías Barrientos Peralta, ocurrido el 26 de noviembre del 2003, en Atoyac de Alvarez.

En las instalaciones del Juzgado Primero, los familiares de los acusados señalaron que los policías Marcos Edgar Echeverría Rodríguez, Rafael de la Cruz Ramírez y Donaciano Victoriano Zúñiga estuvieron fuera del Cereso pero no se presentaron a la diligencia, aunque fueron citados para otra el 12 de mayo, a las 10 horas.

El 7 de enero, el procurador general de Justicia, Jesús Ramírez Guerrero, presentó como los actores materiales e intelectuales del asesinato del testigo a la esposa de Zacarías, María de Jesús Martínez Reyes, de 48 años; el trabajador de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), Isaías Martínez Gervasio, de 82 años; así como Apolinar Ramírez Barrientos, de 54; Benito Salgado Aguirre, de 65, y Ramiro Rosas Contreras, de 50.

El secretario de Acuerdos del Juzgado Primero, Bernardo Casarrubias Flores, indicó que recibió un documento justificando la inasistencia de los policías y canceló el careo.

Dijo que recibió el oficio 31 del coordinador general de la Policía Ministerial del Estado, quien informa que “no fue posible notificar a los policías en virtud de que no están adscritos a esta jurisdicción, y como alega que fue muy pronto la notificación por lo tanto se puede decir que está justificada la inasistencia”.

La integrante de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), Norma Mesino, que acudió al Cereso –junto a los parientes de los detenidos– acusó que el caso de los cinco detenidos “está congelado, no hay evidencias de su culpabilidad y ellos no pueden seguir presos”.

Dijo que la inasistencia de los policías se debió “tal vez a que se enteraron que llamamos a los medios de información para que escucharan lo que decían”.

Mientras esperaban a los policías, los familiares platicaron con los acusados, que estaban tras rejilla, y con su abogado defensor sobre lo que harían para continuar con la solicitud de libertad

María Estela Martínez Pérez, hija de Isaías Martínez, preguntó por qué los policías no se presentaron al careo. Aseguró que no acudieron porque “saben que las cosas que hicieron fueron injustas, así como actuaron que tengan cara para presentarse”, y reiteró que los acusados son inocentes y por eso exigen su libertad inmediata.

Andrea Martínez Rosas criticó la actitud de los policías al no presentarse a la diligencia porque desea ver a su padre Apolinar fuera de la cárcel, más ahora que la esposa del detenido está enferma.

Por su parte, uno de los acusados, Isaías Martínez, exigió que los policías se presenten, “que tengan valor, así como cometieron ese error de detenernos”; y sugirió que no fueron por “venganza, porque en la primera ocasión del careo su abogado no pudo asistir.

Pidió ayuda a las diversas organizaciones para recuperar su libertad, e insistió que es inocente igual que los otros cuatro acusados.

El abogado defensor Marco Antonio Valle Cabañas informó que el 6 de mayo, a las 11 horas, en Tecpan de Galeana habrá una audiencia testimonial de los agentes del Ministerio Público de la Federación, que testificarán a favor de Isaías Martínez.

Al salir del Cereso, los familiares señalaron a dos personas que participaron en la detención: en una camioneta color verde claro estaba el ex comandante de la Policía Judicial del Estado (ahora Policía Ministerial) en Atoyac, Bertoldo Delgado Bahena, quien indicó que ahora está en el sector 2, de Ciudad Renacimiento, y su presencia era para detener a una persona por robo calificado. A unos metros en un vehículo Tsuru, color rojo, los familiares señalaron a un hombre de 45 años aproximadamente como Rafael de la Cruz Rodríguez, pero él lo negó y dijo llamarse José Luis Mercado García.