Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

Foro por el 78 aniversario de la normal rural de Ayotzinapa

El gobierno promueve la educación privada y ataca la pública, advierten

Los planteles de paga crecen “sin sustento académico”, cuestiona Erika Zamora. Proponen que se promueva la enseñanza del náhuatl, mixteco, tlapaneco y amuzgo

Ex presos políticos y egresados de la Normal Rural de Ayotzinapa Isidro Burgos, cuestionaron la política del gobierno federal en favor de la apertura y crecimiento de planteles de educación privada, para responder a los programas de organismos financieros internacionales como el Banco Mundial. También exigieron que la SEG promueva la enseñanza de las cuatro lenguas indígenas –amuzgo, mixteco, náhuatl y tlapaneco–, además del castellano.

Cerca de las 11 de la mañana y ante unos 100 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, así como integrantes de organizaciones sociales, el jueves el egresado de esa normal, ahora maestro de primaria en Cuetzala del Progreso, Esteban Godínez Flores, expuso en el foro Educación superior, su crisis y perspectivas, que el objetivo de las normales rurales es “atender la educación de los campesinos”.

Dijo que con las normales rurales se busca que los hijos de los campesinos estuvieran concientes y fueran capaces de transformar “nuestra población rural” y tan sólo de 1930 a 1940 se crearon 27 normales rurales; 16 de las cuales desaparecieron en 1968 con Gustavo Díaz Ordaz.

Uno de los grandes problemas de las normales rurales, dijo Godínez Flores, es que actualmente sus egresados “pierden su identidad y ya no quieren regresar a las comunidades a impartir clases, a muchos les da pena su origen”.

Asimismo destacó que hoy la Secretaría de Educación en Guerrero está creando normales privadas “al vapor”, con miras a privatizar la educación superior. Además consideró que “es falso que las normales rurales hayan cumplido con su papel, y la vida de estas escuela depende de sus estudiantes”.

En su intervención, la ex presa política Erika Zamora Pardo –detenida el 7 de junio en la comunidad de El Charco de Ayutla de los Libres, acusada de pertenecer al ERPI– expuso que actualmente las políticas educativas responden a las políticas del Banco Mundial (BM) en favor del mercado, una de las cuales es otorgar “incentivos a las instituciones públicas para que diversifiquen sus fuentes de financiamiento”, entre ellas establecer cuotas y aranceles.

Zamora Pardo afirmó que a la fecha las instituciones privadas continúan creciendo, pero “con poco sustento académico”, en este sentido dijo que existe una discusión sobre seguir las políticas de organismos financieros internacionales en materia de educación, los cuales “argumentan que la educación superior debe ser privatizada para ser de buena calidad”.

Zamora Pardo insistió en que la política neoliberal del gobierno federal no considera “el impulso de las normales rurales, sino que ha desatado una embestida contra ellas en los medios  de comunicación y en la sociedad para impulsar su desaparición, y así quitarse el obstáculo que no le permite implantar su proyecto privatizador”.

El también ex preso político, Efrén Cortés Chávez –detenido en el mismo lugar que Erika Zamora– comentó que las normales rurales enfrentan grandes problemas que tienen que ver con la existencia de una planta docente “acrítica y que se acomoda a las políticas oficiales”.

Cortés Chávez mencionó que también las normales rurales enfrentan un problema pluriétnico y propuso que tengan como una materia la enseñanza de las cuatro lenguas que se hablan en la entidad además del castellano: el náhuatl, mixteco, tlapaneco y amuzgo.

Luego expresó el ex preso político que el nuevo plan educativo debe “contraponer el problema de la pedagogía y de vocación para impulsar la educación popular, ya que estamos en un proceso de deseducación”.

Después de ser presentadas las ponencias, algunos estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa hicieron algunas aportaciones, entre ellas una crítica al Plan Educativo de 1997, el cual “nos obliga a recibir la enseñanza dentro de las aulas, sin embargo la tarea de un maestro no se centra en la aulas, sino a transformar a la sociedad”.

Más adelante y tras las participaciones tanto de los ponentes como de algunos alumnos asistentes al foro por el 78 aniversario de fundación de la escuela, se propuso exigir a la Secretaría de Educación en Guerrero la enseñanza de las cinco lenguas que se hablan en el estado de Guerrero: el amuzgo, náhuatl, mixteco, tlapaneco y castellano, para “no tener cualquier docente” en las comunidades rurales.

También acordaron buscar una relación con la Universidad Autónoma de Chapingo, para reactivar la producción de conocimientos en la normal rural. Asimismo pidieron publicar el transfondo político del Plan Educativo de 1997 a través de distintos medios y finalmente propusieron que las prácticas de los docentes se deben llevar a cabo en en el medio rural.

Al foro asistieron la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos (Afadem), el Frente de Organizaciones Democráticas de Guerrero, así como normalistas de Teteles Puebla.

Más tarde el vocero de la normal Rural de Ayotzinapa, Francisco Aguilar, denunció que de los fondos entregados por el secretario de Educación, Daniel Pano Cruz a las normales públicas del estado, a esa normal “no le entregaron nada y se supone que ahí venía inmerso el recurso para el festejo del 78 aniversario”.