Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Piden dialogar con diputados sobre la amnistía

 Denuncian presos políticos el corte de árboles en la cárcel de Acapulco

 El Comité de Presos Políticos y de Conciencia del reclusorio de Acapulco denunció que a raíz de la fuga de 14 presos, el 29 de noviembre, las autoridades carcelarias comenzaron a talar los árboles del reclusorio, y con una máquina derribaron construcciones que eran áreas de trabajo. Asimismo, han circulado amenazas de traslados a penales de máxima seguridad.

Por otra parte, el Comité envió una carta al presidente de la Comisión de derechos Humanos del Congreso local, el diputado perredista Rómulo Reza Hurtado, en el que le piden que intervenga para que acudan diputados miembros de la Comisión de Justicia, a fin de dialogar sobre la Ley de Amnistía.

Pretenden con esta visita ver la posibilidad de que se reconsidere la ley recientemente aprobada, que no beneficia casi a ningún preso político. Buscan que con modificaciones “puedan ser beneficiados varios compañeros que se encuentran recluidos en los diferentes Ceresos del estado”.

En cuanto a la situación en el reclusorio, desde hace ocho días han estado cortando los árboles de mango, trueno, tamarindos, las palmeras, y eso afecta las condiciones de vida en el penal, manifestó el presidente del Comité de Presos Políticos, Alfredo García Torres.

Según versiones, los árboles se están cortando porque impiden la visibilidad desde la torre de vigilancia. Reclusos y familiares criticaron ese argumento y señalaron que los presos se fugaron debido a la corrupción, no a la falta de visibilidad.

A unos diez metros del lugar donde se reúnen diariamente los presos políticos, tres custodios los vigilan permanentemente.

Alfredo García Torres informó que él trabajaba en el reclusorio en unas marraneras, y al lado de ellas había una bodega para guardar el alimento de los cerdos, y a raíz de la fuga las autoridades de la cárcel ordenaron derribar con una máquina la bodega y otras construcciones que eran áreas de trabajo y casitas donde algunos presos tenían albercas, así como huertas de plátanos, mangos y plantaciones de caña.

García Torres dijo que en lo particular le afectó que derribaran la bodega, lo que pone en peligro la cría de marranos. Por eso, pidió una cita con el director del reclusorio, pero no estaba y lo recibió el jefe de seguridad, quien le dijo que después de la fuga de 14 reos de tiene que ordenar traslados.