Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Custudios urgan sus partes íntimas, dicen los reos

Denuncian revisiones extremas a las esposas de los presos de Chilpancingo

 * En una carta, 20 internos señalan que en cambio, autoridades del penal dejan pasar sin revisar, a un familiar que le lleva paquetes de mariguana al preso Rolando El Hígado * Afirman que el director de Reclusorios, José Luis Trujillo y el del penal, José Quirino Miranda “reciben fuertes cantidades” de parte de ese recluso

 De la corresponsalía; Chilpancingo * “Nos encueran, nos meten el dedo en las partes nobles para ver si no llevamos droga o alguna arma”, relata una señora que visita a su esposo en el reclusorio de esta ciudad donde al igual que en el resto de las 15 cárceles de la entidad se han extremado las medidas de seguridad, a raíz de la fuga de 14 reos del penal de Acapulco.

En una carta firmada por 20 reos y que fue entregada a los medios de comunicación, se relata que cuando sus esposas van a visitarlos son revisadas en forma anticonstitucional por los custodios.

“Nos hacen hacer sentadillas, nos abren los pies y nos meten el dedo en la vagina para revisarnos si llevamos droga o algún otro objeto”, dice la esposa de un reo que por razones de seguridad no quiso dar su nombre.

En el mismo escrito, los reos dicen que el mismo cuerpo de seguridad que realiza ese tipo de revisiones, deja pasar sin ningún problema a un familiar del preso Jerónimo Solís Nava.

Y es que aseguran, el familiar de ese reo introduce varios paquetes de mariguana que a su vez llega a manos del preso Rolando El Hígado quien siempre tiene en su celda 3 ó 4 kilos de esa droga misma que la distribuye y vende en el penal.

Los reos inconformes aseguran que el director general del sistema penitenciario del estado, José Luis Trujillo Sotelo y el director del reclusorio de Chilpancingo, José Quirino Miranda Rodríguez saben de esta situación, “porque reciben fuertes cantidades de dinero”.

Mencionan que el mismo director del penal, José Quirino Miranda ordena a los custodios que golpeen a los internos que se niegan a pagar la droga que les vende el preso Rolando El Hígado, quien siempre es custodiado por un grupo de reclusos que andan armados con “puntas” hechas en la carpintería.

En el documento, los reos piden la intervención del gobernador René Juárez Cisneros y del secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Luis León Aponte a fin de que se detengan este tipo de arbitraridades que se cometen en el interior del penal.

Indican que de continuar con ese tipo de “revisiones ilegales” que les hacen a sus esposas, seguramente ya no van acudir al reclusorio para visitarlos.

Las esposas de los reos que se encuentran en el penal de esta ciudad dijeron que van a presentar esta denuncia ante la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Codehum) para que se realice una investigación.

Los familiares de los presos dieron una conferencia en las instalaciones de la delegación 17 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) aquí en esta capital.

Por su parte, el visitador general de la Codehum, Hipólito Lugo Cortés señaló que en una visita “sorpresiva” que realizó este lunes al penal de esta ciudad, observó las mismas irregularidades que ya han sido señaladas con anterioridad por este organismo como es el hacinamiento, la mala alimentación que se les da a los internos.

“Nosotros hemos dicho que en las cárceles de Guerrero no se existe una readaptación social y que los avances en esta materia son mínimos”, aseveró Lugo Cortés.

Sobre la denuncia que presentaron ante los medios de comunicación el grupo de esposas de veinte reos, el visitador general no descartó que esta situación se dé en el penal capitalino, “aunque la mayoría de las veces no dan sus nombres, porque temen sufrir alguna represalia, y tienen mucha razón”.

Indicó que a raíz de la fuga de los 14 reos de la cárcel de Las Cruces, de Acapulco, “la Codehum ha estado muy pendiente” de que no se violen los derechos humanos de los internos y de los familiares de éstos cuando entren a las cárceles.