Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

 

 

 

COMITÉ CEREZO

"Porque ser estudiante universitario no es sinónimo de terrorista"

Boletín del 20 al 26 enero de 2003

  1. Martes 21, los familiares de presos políticos y de conciencia de La Palma,
    nos entrevistamos con el Dr. Carlos Tornero Díaz, Coordinador del Órgano
    Administrativo Desconcentrado de prevención y readaptación social, a quién se lepidió ser vigilante del respeto a los derechos humanos dentro de dicho penal, por nuestra parte solicitamos el traslado de los hermanos Cerezo y Pablo Alvarado a un penal del DF, ya que evidentemente no son personas “peligrosas” como aduce sin fundamentos el penal. (anexamos texto de la solicitud).

  2. Martes 21, Héctor Cerezo Contreras, toma protesta por escrito, y gracias al
    compañero Miguel Ángel Aguilar González, al cargo de Consejero Académico Estudiante del Colegio de Filosofía de la UNAM, en una ceremonia llevada a cabo en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras. (anexamos el texto que fue leído en dicha ocasión)

  3. El día domingo salió publicada un análisis sobre la sentencia dictada en
    contra de los hermanos Cerezo y Pablo Alvarado, en el suplemento Masiosare de La Jornada, firmado por el periodista Alberto Najar. (anexamos nota)

ACTIVIDADES PRÓXIMAS DEL 27 DE ENERO AL 2 DE FEBRERO

  • Martes 28; Presentación de la Revista Ad Livitum  a las 12:00 del día en el
    Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. LaReunión de la Coordinación Nacional por la Libertad de los Presos Políticos y de Conciencia en Juárez 60, 3er piso, a las 16:00 horas.

  • Martes 28 y miércoles 29: Foro Teoría y práctica en juicios penales por
    genocidio y delitos de lesa humanidad en México y en el mundo, de 10:30 a 13:30 en el Auditorio “Lerdo de Tejada” Donceles #14 Col. Centro y de 18:00 a 20:00 en el Auditorio “Antonio Martínez Báez” de la Unidad de Posgrado de la Facultad de Derecho en CU-UNAM. Invita COMITÉ 68

  • Jueves 30; Reunión plenaria de la Promotora por la Unidad Nacional contra el Neoliberalismo, a las 16:00 horas, en la sede del STUNAM. Av. Universidad 779, cerca del metro Zapata.

  • Viernes 31; Reunión del COMITÉ CEREZO a las 17:00 horas, a un lado de la Videoludoteca Víctor Jara de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, para preparar los materiales para la marcha del 6 de febrero.

ANEXO SOLICITUD DE TRASLADO

21 de enero de 2003

Dr. Carlos Tornero Díaz
SECRETARIO DEL ÓRGANO ADMINISTRATIVO DESCONCENTRADO DE PREVENCIÓN Y READAPTACIÓN SOCIAL

1. Qué explicación existe para presumir un índice de criminalidad alto, en
sujetos que por ley son inocentes hasta que se les pruebe lo contrario, la
sentencia dictada contra los hermanos Alejandro, Héctor y Antonio Cerezo
Contreras y Pablo Alvarado Flores, está compuesta de penalidades mínimas y
medias para los delitos de los que se les acusa, esto demuestra lo equivocado o
mal intencionado de su supuesto “índice de estado peligroso”.
2. La obtención del perfil criminológico fue obtenido en una entrevista de media
hora, tiempo insuficiente para este fin.
3. Basados en lo escrito en el documento de Sentencia donde se les da la
penalidad mínima respecto a los delitos de Violación a la Ley Federal contra la
Delincuencia Organizada, Terrorismo y Almacenamiento de artificios, existe una
contradicción con relación a los indicadores criminológicos presuntivos de
capacidad criminal, adaptabilidad social e índice de estado peligroso.

PABLO ALVARADO FLORES: capacidad criminal media, adaptabilidad social baja e índice de estado peligroso medio.

HECTOR CEREZO CONTRERAS: capacidad criminal alta, adaptabilidad social media e índice de estado peligroso alto.

ALEJANDRO CEREZO CONTRERAS: capacidad criminal media, adaptabilidad social media e índice de estado peligroso medio.

ANTONIO CEREZO CONTRERAS: capacidad criminal alta, adaptabilidad social media e indice de estado peligroso alto.

Tomando en cuenta los indicadores criminológicos que el mismo documento refiere
y la penalidad que se les da por los supuestos delitos, cabe destacar que se
observa la no concordancia entre el perfil criminológico de Alejandro, Héctor y
Antonio Cerezo Contreras y Pablo Alvarado Flores con las penalidades mínimas que se les da.

1) Como procesados y según el informe de evolución que se les da a los presos de
“La Palma”, se nota la discordancia entre el comportamiento de los internos a los que nos referimos y el Perfil Clínico Criminológico que da la misma institución. (se anexan informes de evaluación)

2) Antonio Cerezo Contreras y Héctor Cerezo Contreras se encuentran recluidos en módulos de alta evolución, lo que contradice su “Alta peligrosidad”. Atendiendo al espíritu humanista incorporado a leyes y tratados internacionales y nacionales de Derechos Humanos, y por las razones arriba expuestas, solicitó el traslado de Alejandro, Héctor y Antonio Cerezo Contreras y Pablo Alvarado Flores al Reclusorio Sur de la Ciudad de México, puntualizando que la prisión no debe recalcar el hecho de la exclusión de los presos a la sociedad, sino, por el contrario, el hecho de que continúan formando parte de ella y para lograr esto, los vínculos familiares son un medio más adecuado, y máxime si se trata de personas jóvenes como es el caso.

ANEXO CARTA DE HÉCTOR CEREZO A SUS COMPAÑEROS DE LA FACULTAD

21 de enero de 2003

Compañeros estudiantes, académicos y autoridades presentes en este evento.

Agradezco de todo corazón a mis compañeros estudiantes de la facultad de
filosofía de nuestra máxima casa de estudios su interés por permitirme aún desde
estas frías paredes que me aprisionan, participar en la vida académica de mi
universidad.

He perdido la libertad injustamente junto con mis dos hermanos y también compañeros universitarios Alejandro y Antonio Cerezo Contreras, pero puedo
gracias a los materiales de estudio que me han mandado algunos de mis profesores
y amigos fugarme de la realidad sombría que me aqueja y estar con ustedes en los
pasillos y salones de nuestra Universidad.

La ilegal detención, la tortura y posterior sentencia con todas sus irregularidades y violaciones que hemos padecido, no han logrado impedir, que con miles de dificultades siga estudiando, el alejarme de la academia y de su solidaridad, es lo que haría que perdiera también mi libertad de pensamiento.

Agradezco de manera especial al compañero universitario Miguel Ángel Aguilar
González por mantenerme al tanto de lo qué sucede y permitirme estar hoy aquí,
si bien pueden pensar que la lejanía no me permitirá llevar a cabo lo que de mi se espera, es a través de Miguel que también estaré presente, aunque sólo nos cueste más trabajo estar en contacto.

Ligar la academia con los problemas que aquejan a la sociedad, debe ser el fin
de la educación, de nada sirve la teoría que no se lleva a la práctica en beneficio de todos, haré todo lo que esté a mi alcance, a pesar de las limitaciones que me circunscriben por hacer este fin de la educación una realidad.

¡Por mi raza, hablará el espíritu!

Héctor Cerezo Contreras, Consejero Académico Estudiante del Colegio de Filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Preso de conciencia.
Penal de Alta Seguridad de “La Palma”, Almoloya de Juárez, México.

ANEXO ARTÍCULO DEL SUPLEMENTO MASIOSARE

Domingo 26 de enero de 2003. No. 266
masiosare
Caso Cerezo Contreras
Sentencia a la fuerza
ALBERTO NÁJAR
Casi un año y medio después de los atentados explosivos en tres sucursales de Banamex, los acusados recibieron una sentencia de 13 años de prisión tras un juicio basado en investigaciones contradictorias y evidencias circunstanciales. Es una muestra del modelo de justicia en la administración Fox: sancionar a los responsables de cometer delitos es lo de menos. Lo que importa es la razón de
Estado.

Fue como si no hubiera existido juicio.

La sentencia que se dictó a los hermanos Héctor, Antonio y Alejandro Cerezo
Contreras, así como a Pablo Alvarado Flores por la explosión de petardos en
sucursales de Banamex el 8 de agosto de 2001, se basa en los mismos argumentos
con que fueron encarcelados, como si desde ese momento se hubiera fijado su destino.

De nada sirvieron las contradicciones en que incurrieron los agentes de la Policía Judicial Federal (PJF) que los capturaron –y cuya investigación constituye, en los hechos, el argumento principal para su encarcelamiento–, la falsificación de firmas en las actas presentadas por la Procuraduría General de la República (PGR), ni mucho menos el hecho de que ningún testigo pudo ubicar a los detenidos en el sitio de los ataques.

Para el juez tercero de distrito, José Luis Gómez Martínez, fue suficiente que el 8 de agosto de 2001 estallaran tres petardos en las sucursales bancarias, y que en el domicilio de los procesados los agentes de la PJF afirmaran haber encontrado “artificios explosivos” junto con documentos y propaganda del Ejército Popular Revolucionario (EPR).

Tales elementos “son idóneos para establecer con base en la prueba circunstancial, vinculación con actos guerrilleros o de atentados con explosivos”, afirmó en su sentencia, sin tomar en cuenta un detalle: que los ataques fueron reivindicados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo (FARP), y no por el EPR.

“Al colocarse los explosivos”, señala la foja 225 del documento, “se pintaron las siglas FARP, grupo guerrillero al que sin duda alguna estaban vinculados los acusados, al menos con su ideología”.

Es claro: para el juez, FARP y EPR son, básicamente, lo mismo.

El elemento central para iniciar juicio contra los hermanos Cerezo Contreras, Pablo Alvarado y Sergio Galicia Max (quien fue liberado en marzo pasado) fue el parte informativo que rindieron los agentes de la PJF, José Antonio Bonilla López, Víctor Gustavo Aguilar Romero, César Francisco Ramírez Torres, Ricardo Ernesto Soto Loaiza y Mauricio Gerardo González.

En ese documento los policías dieron cuenta de una extraordinaria jornada de
investigación durante la cual tuvieron la fortuna de encontrar testigos anónimos que identificaron los automóviles que se usaron en los atentados, ubicaron el domicilio de los responsables y hasta pudieron vincularles con ataques guerrilleros efectuados meses antes en Morelos (Masiosare 193, 2 de septiembre de 2001).

Durante el juicio, sin embargo, los agentes incurrieron en contradicciones.  En su comparecencia del 10 de diciembre de 2001, el agente Bonilla López señala que, tras investigar en una de las sucursales afectadas –la ubicada en la colonia Bondojito– recibieron por radio la orden de trasladarse a calzada de Tlalpan esquina con José T. Cuéllar, donde había ocurrido otro ataque. Sin embargo, en una diligencia posterior, el policía Ramírez Torres afirmó que no existió tal comunicación, pues anteriormente los agentes se dividieron las sucursales a visitar.

Hay más. En esa misma comparecencia, Bonilla López afirma que, para seguir los autos involucrados y vigilar los domicilios de los detenidos, los policías utilizaron dos vehículos Cavalier –uno blanco y otro azul–, con el primero de los cuales, declaró, se siguió a un Tsuru placas 590 KJY del municipio de Los Reyes a la calle Peña y Peña, en el centro del Distrito Federal.

Empero, de acuerdo con el policía, ese mismo Cavalier blanco se utilizó para vigilar, a esa misma hora, a un Sentra verde que salió de la colonia Ejido Acoxpan hacia el Pedregal de la Zorra.

Cuando el abogado de Galicia Max pidió aclarase cómo fue posible realizar, con el mismo auto, dos recorridos a la vez, la secretaria del juzgado que atendió la diligencia porque el juez estaba de vacaciones, desechó la pregunta “por improcedente”.

No es todo. En el parte informativo que rindieron al momento de la captura, los
agentes señalan que, al consultar la base de datos de la PGR, encontraron una tarjeta informativa donde se vinculaba al Sentra con el ataque a un retén en la
carretera Iguala-Teloloapan el 31 de mayo de ese año. Esa vez, el auto fue identificado por una cuadrilla de ocho trabajadores que reparaban baches en la
carretera.

Siete meses después, el agente Ramírez Torres declaró que al día siguiente de los atentados viajó a Guerrero con sus compañeros para confirmar los datos de la PGR. Dijo haberse encontrado con la misma cuadrilla –que en esta ocasión también
reparaba baches–, la cual repitió exactamente la misma versión asentada en la tarjeta.

Gracias a esta coincidencia, los judiciales capturaron a los ahora sentenciados.
A pesar de las contradicciones, el juez Gómez Martínez no desestimó la
declaración de los policías, y por el contrario, les concedió el valor de prueba
fundamental.

Una muestra es el argumento que en la foja 223 utiliza para rechazar que las armas, los artificios explosivos, la propaganda y el dinero encontrado en el domicilio de los Cerezo Contreras fue sembrado, como afirmaron los inculpados.  “La negación de que tuvieran en su casa todo lo que se asentó en el cateo resulta inverosímil, pues obran fotografías, dictámenes y otras diligencias en relación a esos objetos que por su cantidad se estima difícil que hayan sido introducidos por los policías para el sólo efecto de incriminarlos”, dice el documento.

Paradójicamente, en su comparecencia del 11 de marzo de 2002, Ricardo Soto Loaiza reconoce que el cateo se demoró porque los agentes se llevaron todo lo que encontraron en la casa de los Cerezo.

Es decir, de acuerdo con el juez los policías no pudieron haber cargado con tantos artificios, al menos no para acusar a los detenidos. Pero sí tuvieron fuerzas para decomisarlos.

El juicio contra los hermanos Cerezo Contreras y Pablo Alvarado estuvo lleno de
incidentes.

Su primera abogada, Digna Ochoa, murió semanas después de tomar el caso.

Luego cambió el juez que llevaba la causa.

Y para colmo, durante el proceso, Antonio Cerezo fue acusado de ejecutar al eperrista Fortunato Avelino Huizache.

La acusación la hizo el padre de la víctima, Eudosio Avelino Elasio, quien afirmó que el mayor de los hermanos Cerezo dirigía un campamento guerrillero en 1992, cuando Antonio tenía 15 años.

El presunto homicidio no se ventiló en el juicio, pero sirvió para reforzar la sentencia. “Es bastante para establecer que al menos desde el día 8 de agosto del año 2001 acordaron organizarse para cometer actos de terrorismo –dice el juez–,  concretamente en las sucursales bancarias de la institución crediticia denominada Banamex”.

http://www.jornada.unam.mx/mas-cara.html

I

NFORMACIONES PARA TRANSMITIR
EL PRESIDENTE DEL CONSEJO CENTRAL INDIGENA DE ELOXOCHITLAN, JAIME BETANZOS
FUENTES FUE VICTIMA DE UN ATENTADO
EL DIA DE AYER SABADO 25 DE ENERO DE 2003 EL PRESIDENTE DEL CONSEJO CENTRAL INDIGENA ; JAIME BETANZOS FUENTES FUE VICTIMA DE UN ATENTADO HACIA SU PERSONA YA QUE RECIBIO TRES BALAZOS EN EL CUERPO CUANDO SE ENCONTRABA TRABAJANDO EN SU APIARIO COMO DE COSTUMBRE LO HACE LOS FINES DE SEMANA. LOS AGRESORES  QUE TRATARON DE ASESINARLO SON SIMPATIZANTES DEL EXPRESIDENTE MUNICIPAL EUGENIO CERQUEDA, PERO SOLO LOGRARON DEJARLO HERIDO QUEDANDO EL MUY GRAVE. ESTANDO EN ESAS CONDICIONES CAMINO AL CENTRO DE LA POBLACION PARA RECIBIR AUXILIO AL PERCATARSE LOSCOMPAÑEROS QUE HABIA SIDO HERIDO Y QUE SE ENCONTRABA MUY GRAVE LO TRASLADARON INMEDIATAMENTE A LA CD DE HUAUTLA DE JIMENEZ Y AHI LES DIJERON QUE NO PODIA SER ATENDIDO YA QUE NO CONTABAN CON LOS RECURSOS ASI QUE LO TRASLADARON A LA CD DE PUEBLA EN DONDE SE ENCUENTRA EN ESTE MOMENTO Y VAN A OPERARLO DE EMERGENCIA, EL SE ENCUENTRA EN EL HOSPITAL DEL ISSTE EN LA COLONIA SAN MANUEL DE ESTA CIUDAD. OJALA PUEDAN PASAR ESTE CORREO A SUS DEMAS CONTACTOS PARA DENUNVCIAR   ESTE ACTO DE COBARDIA DEL CUAL FUE VICTIMA JAIME BETANZOS SEGUIMOS EN CONTACTO...

ATTE  Consejo Central Indigena de Eloxochitlan de Flores Magón
Correos Electrónicos:
comunidadmazateca@hotmail.com
befeinti@hotmail.com
Pagina: www.asambleamagonista.tk


visita nuestra página
http://www.nodo50.org/comitecerezo