Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Denuncian amenazas a vecinos de Las Humedades

 Identifican el cuerpo del campesino exhumado en la sierra de Petatlán

 Jorge Nava * El cadáver del campesino Meregildo Hernández Vázquez, según sus familiares presuntamente asesinado por órdenes del ex alcalde priísta de Petatlán y presidente de la Unión Regional Ganadera, Rogaciano Alba, fue identificado ayer en el Servicio Médico Forense (Semefo), de Acapulco.

La esposa de Hernández Vázquez, y su tía, Enriqueta Silva Landín, acompañadas de otros familiares, acudieron por la mañana de ayer acompañadas del regidor perredista José Luis Morales Torres, a identificar el cuerpo, que fue exhumado en la comunidad de Las Humedades, sierra de Petatlán, el 10 de enero, por la Procuraduría General de Justicia del Estado, a petición de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (Codehum), que recibió una queja de los familiares sobre el asesinato, que ocurrió el 14 de agosto de 2002.

Silva Landín sostuvo que hay amenazas de muerte contra todos los habitantes de Las Humedades por parte de caciques de la sierra que quieren apropiarse de sus tierras, y señaló entre esos caciques de Rogaciano Alba, a la familia Acosta y a la familia Hernández.

Los trabajadores del Semefo que acudieron a la exhumación de Hernández Vázquez a la comunidad de Las Humedades, municipio de Petatlán junto con el director de Asesoría, Orientación y Quejas de la Codehum, Adelaido Memije Martínez, peritos y médicos forenses, les describieron las características de la ropa que porta el cadáver desde el día de su muerte.

Les mencionaron que el cuerpo exhumado trae puesta una camisa color verde con cuadros, pantalón de mezclilla de color negro y calcetas.

Les indicaron que la causa de la muerte fue por traumatismo craneoencéfalico y facial, por lo que les hicieron ver lo difícil que sería reconocer el cuerpo de su familiar por la cara.

Tras pedir los requisitos para identificar el cadáver, Silva Landín y la viuda de Hernández Vázquez –quien omitió su nombre–, fueron llevadas por personal del Semefo a la cámara donde sacaron el cuerpo.

Después de media hora, las dos mujeres salieron del lugar y le señalaron al regidor Morales Torres que efectivamente se trataba de Hernández Vázquez privado de la vida el 14 de agosto del 2002.

La viuda explicó que por la descomposición del cuerpo y lo desgastado de la ropa no reconoció a su cónyuge muerto sino por una mal formación que tenía en el tobillo derecho.

Los familiares se preguntaron cómo le iban a hacer para trasladar el cadáver de regreso a Las Humedades, lugar de donde fue exhumado, pues le explicaron a Morales Torres que no tienen dinero.

Morales Torres se comprometió a ayudarlas con algunos gastos de traslado, sin embargo el personal del Semefo le informó a los familiares de Hernández Vázquez que tenían que rendir su declaración de identificación del cadáver con el agente del Ministerio Público del Distrito de Azueta, Alberto Ortiz Miranda.

Según la denuncia que inicialmente hicieron los familiares, Hernández Vázquez fue decapitado por órdenes de Rogaciano Alba, según la información que les dio el presunto autor material, Inés Millán Gutiérrez, quien les indicó el sitio donde dejó el cuerpo, supuestamente decapitado.

La familia se aterrorizó con la presunta revelación, y acudieron al lugar indicado, donde encontraron el cuerpo, ya en proceso de descomposición, y creyeron que no tenía cabeza, porque no se le veía, además de que el cuerpo envuelto tenía una estatura muy baja, y cabía en una mesa, por lo que reafirmaron la creencia de que estaba decapitado.

Silva Landín señaló que el cuerpo fue hallado en una barranca en estado de descomposición, a los dos días de muerto, y que un amigo de su sobrino lo envolvió en una colchoneta.

Indicó que no se atrevieron a destapar el cadáver porque estaba en estado de descomposición.

Sobre la probable responsabilidad de Rogaciano Alba de la muerte de Hernández Vázquez, Mereche, Silva Landín expuso que sospechan de él porque se enteraron que el priísta divulgó que pagaría a quien le llevara la cabeza de esa persona, a quien presuntamente relacionaba con la muerte de un hermano del ganadero.

Dijo que sospecharon del ganadero porque el mismo Inés Millán se encargó de correr el rumor de que fue él quien dio la orden de matar a su sobrino.

Silva Landín mencionó que su sobrino Meregildo mató a un informante de Rogaciano Alba, Gerardo Hernández, que con frecuencia iba a Las Humedades a ver quién estaba y qué movimientos había, y molestaba constantemente a Meregildo, y un día se enfrentaron y éste le ganó en disparar y lo mató. Por eso sospechan también de los Hernández como autores del crimen, de quienes han recibido amenazas.

Dijo que las familias que radican en Las Humedades no pueden bajar a comprar alimentos a Petatlán porque están amenazadas de muerte por los caciques.

Añadió que no salen a ninguna parte por los problemas con otras familias que quieren apropiarse de sus tierras, y por ello subrayó que acudieron a la Codehum.