Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Su mamá y vecinos de Atoyaquillo exigen justicia

 Ejecutan a Felipe Ayala, sobreviviente de Aguas Blancas

 * Es un mensaje del figueroísmo contra el movimiento de los sobrevivientes de la masacre de Aguas Blancas, dice el abogado José Sánchez

Alfredo Mondragón * El sobreviviente de la masacre de Aguas Blancas, Felipe Ayala Arreola, integrante de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS) fue ejecutado de cinco balazos la tarde del jueves, cerca del panteón municipal de Coyuca de Benítez, luego de haber acudido al ayuntamiento de esa localidad a buscar trabajo para su cuñado. 

El abogado de las viudas de Aguas Blancas, José Sánchez, en una visita a la redacción de El Sur, ayer por la noche, acusó al “figueroísmo” de esta ejecución debido a que Felipe Ayala había sido perseguido por “gente” cercana al ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer. También dijo que el Ejército pretendió involucrarlo con grupos armados.

José Sánchez reforzó su hipótesis debido a que cinco días antes, Felipe Ayala participó en una movilización en Atoyac ante el fiscal especial para movimientos políticos del pasado, Ignacio Carrillo  Prieto, quien les adelantó que se reabriría el caso de la masacre de Aguas Blancas y los citó en 10 días a la ciudad de México para declarar.

Sánchez consideró que el asesinato de Felipe Ayala es un “mensaje muy grave” contra el movimiento por de los sobrevivientes de la masacre de Aguas Blancas.

Felipe Ayala fue uno de los 23 sobrevivientes de la masacre de 17 campesinos en el vado Aguas Blancas, municipio de Coyuca de Benítez ocurrida el 28 de junio de 1995 a manos de policías del estado durante el gobierno de Rubén Figueroa Alcocer.

De acuerdo a un parte informativo de la Policía Judicial del Estado, Ayala Arreola fue asesinado el jueves a las 17:15 horas cuando circulaba a bordo de su motocicleta, de tres balazos en la espalda y dos en la cabeza calibre .9 milímetros y la agencia del Ministerio Público de Coyuca de Benítez integró la averiguación previa TAB/COY/060/03.

La madre de Felipe Ayala, Martina Arreola Salto, en una visita a la redacción de El Sur, descartó que a su hijo lo hayan asesinado durante un asalto porque “se nota que lo detuvieron  a la buena o a la mala, se nota que platicó con alguien porque estaba apagada la moto y tenía sus reloj y cadena, menos su portafolios con documentos personales”.

Martina Arreola exige a la Procuraduría General de Justicia del Estado “justicia, que aclare este asesinato cobarde y haga una investigación a fondo porque mi hijo no había ofendido a nadie ni hecho daño a nadie, lo mataron al regresar del ayuntamiento porque fue a pedir trabajo pasa su cuñado César Valeta”.

En una visita a la redacción cerca de 40 habitantes de las comunidades de Atoyaquillo y Paso Real, sobrevivientes, madres y viudas, através de una carta pública, denuncian el “creciente clima de represión y violencia” que han vivido a raíz de la masacre de Aguas Blancas y el asesinato de 16 integrantes de la OCSS hasta la fecha.

Los firmantes exigen a las autoridades “justicia, castigo a los autores intelectuales del caso Aguas Blancas, a los asesinos de Felipe Arreola, el cese a la  guerra sucia, crímenes políticos y al genocidio gubernamental”.