Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Para contactarnos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Hostiga el Ejército en la región me’paa: OIPMT

Denuncian amenazas, retenes y cercos militares contra indígenas en Ayutla

* También buscan soldados a campesinos mixtecos que fueron detenidos los primeros días después de la masacre de El Charco

 

Maribel Gutiérrez * En el último mes se ha intensificado el hostigamiento del Ejército en los pueblos indígenas del municipio de Ayutla de los Libres, en particular en la región me’paa, donde a raíz de la denuncia de la violación a dos indígenas por militares del 41 Batallón, el ayuntamiento de Acatepec pretende desconocer a la comunidad de Barranca Bejuco, y la representante de esa región en la Organización Independiente de Pueblos Mixtecos Tlapanecos (OIPMT), Otilia Eugenio ha sido amenazada de muerte.

El coordinador de la Organización, Arturo Campos Herrera, informó que el equipo de Otilia Eugenio, que trabaja en la región tlapaneca (me’paa) es el más hostigado actualmente.

También señaló que a mediados de junio, tropas del Ejército llegaron a la comunidad de Plan de Gatica, en la misma región tlapaneca (donde tiene presencia la Organización de Pueblos Indígenas para el Desarrollo Autónomo), y sitiaron el poblado.

En la región mixteca, informó que efectivos del Ejército se presentaron con una lista de campesinos miembros de la Organización, y buscaban a dos campesinos de la comunidad de Quahuitepec que son parte del grupo de 20 que fueron arrestados en la masacre de El Charco, y estuvieron detenidos tres días en Acapulco y pronto fueron liberados. Sin embargo, ahora los buscan, y preguntaron por ellos en el retén militar que se establece en San José de la Hacienda, cerca de la cabecera municipal. La comunidad teme que los quieran encarcelar ahora.

Después de la conmemoración del cuatro aniversario de la masacre de El Charco –informa el dirigente–  hay una vigilancia permanente en la orficina de la OIPMT, por parte de agentes de inteligencia militar y de Gobernación. “A todos los compañeros que acuden a la oficina de la Organización los siguen, para ver por dónde caminan”, dice Campos Herrera.

Señala entre los agentes que hacen esta vigilancia a un espía de inteligencia militar, presuntamente adscrito al 48 Batallón de Infantería de Cruz Grande, que se identifica con la clave de “baluarte”, que en la comunidad de El Charco el pasado 7 de junio se hizo pasar como periodista pero tenía una actitud agresiva y sospechosa, por lo que los asistentes le quitaron una libreta en la que tiene nombres de miembros de la Organización y croquis para localizar sus domicilios, en particular en la zona tlapaneca (me’paa).

Informó que ese espía de inteligencia militar a principios de junio se topó en la calle con Otilia Eugenio y la amenazó, le dijo que no era cierto lo que denunciaron las dos mujeres violadas por soldados (Valentina Rosendo Cantú, el 16 de febrero en Barranca Bejuco, e Inés Fernández, el 22 de marzo en Barranca Tecuani); que eran denuncias inventadas, y en tono de amenaza les dijo que se cuidara mucho.

Después, a Otilia Eugenio la han estado intimidando, le han llegado cuatro anónimos citándola para que se presente en la madrugada en lugares solitarios, porque “le van a hacer una fiesta”, y que si no va, de todos modos la van a pagar, ella y su equipo.

Arturo Campos Herrera informó que se comprobó que estas amenazas vienen de gente del gobierno, porque vigilaron uno de los lugers de la cita y descubrieron que llegaron policías judiciales del estado en vehículos oficiales.

Por otra parte, los habitantes de Barranca Bejuco tuvieron información de que el 27 de mayo se reunió el cabildo del municipio de Acatepec, y ahí el presidente municipal, Jerónimo Godoy Avilés, planteó retirar el sello a las autoridades de Barranca Bejuco. También les informaron que el alcalde los califica como “gente rebelde”, porque han denunciado las violaciones cometidas por militares.

Arturo Campos dijo: “El presidente municipal de Acatepec quiere desaparecer la comunidad, pero no hay motivo para que les quiten el sello a las autoridades”.

El dirigente informó que en los últimos días, las tropas del Ejército establecieron un retén en la comunidad de Tres Cruces, en la región tlapaneca, cerca de Barranca Bejuco, y ahí revisan a la gente y les piden identificaciones.

Dijo que ese retén militar estaba primero en la comunidad de Ocotlán, de ahí se trasladó a Vista Hermosa, ahora está en Tres Cruces y los habitantes de Barranca Bejuco temen que se sigan acercando a su comunidad y cometan nuevos atropellos.

Paralelamente, señaló, tropas del Ejército sitiaron Plan de Gatica, a un kilómetro a la redonda.

Campos Herrera demandó una vez más la salida del Ejército de la región tlapaneca y mixteca de Ayutla.