Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Para contactarnos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Carmelo Blanco era militante de la UDA

Asesinan en San Francisco del Tibor a un dirigente campesino de Atoyac

* Lo balacearon la noche del miércoles al llegar a su casa * Fue comisario de la comunidad y pionero en la lucha por los desaparecidos

 

Francisco Magaña, corresponsal, Atoyac de Alvarez * La noche del miércoles, casi a las  23 horas, asesinaron en su casa de San Francisco del Tibor al ex comisario del lugar, Carmelo Blanco Téllez de 32 años de edad.

Según versión de los familiares, los hechos ocurrieron cuando el  también activista de la  Unidad Democrática Atoyaquense (UDA) venía de hacer una gaveta para un familiar en el panteón del lugar, y al parecer era esperado por los sicarios que le dispararon desde la oscuridad de la calle, y huyeron sin dejar rastros, cuando él se encontraba en la puerta de su casa, que se ubica en las orillas de la comunidad ubicada a 57 kilómetros de la cabecera municipal.

Blanco Téllez fue acribillado por dos impactos de bala de AK-47, el arma de grueso calibre conocida como cuerno de chivo, que recibió uno en la mano y otro en el lado derecho del tórax, y falleció a las 4 de la madrugada del jueves, en el hospital general de esta ciudad.

El joven asesinado, según vecinos del lugar se caracterizó por ser deportista y trabajador, preocupado por el saqueo indiscriminado de la flora y la fauna de la región y por el aprovechamiento irracional de los camarones que se producen en la junta de los ríos casi en los límites de Atoyac y Coyuca de Benítez, con métodos dañinos para el ecosistema.

Blanco Téllez fue además de los primeros jóvenes que se interesó por el esclarecimiento de los desaparecidos de su comunidad y participó junto con el PRT del que era parte y luchó para que se diera atención al caso de los desaparecidos con la señora Rosario Ibarra de Pieda, dirigente nacional del grupo Eureka.

Se preocupaba por la deforestación de la zona y buscó siempre a los medios para denunciar este tipo de hechos.

La muerte de este joven se resintió en la población por ser una persona participativa que no tenía problemas, al grado que casi diario caminaba por el cerro de la Cal de Río Santiago para llegar a San Francisco del Tibor.

La dirigente de la OCSS, Rocío Mesino señaló que la muerte de este joven se resiente porque era trabajador y participativo en las luchas sociales, y lamentó que jóvenes como él terminen de esta manera, cuando lo que hacen es preocuparse por el desarrollo de su comunidad.

Al sepelio del joven que fue sepultado en una caja blanca de madera acudieron casi un centenar de militantes de la OCSS y la UDA, para acompañar a su familia y darle cristiana sepultura en el panteón de la población.