Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Para contactarnos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Dos marchas y un mitin, en el séptimo aniversario

Amnistía a presos políticos y castigo a Figueroa, demandas en Aguas Blancas

* La OCSS, una de las organizaciones más reprimidas por el gobierno desde 1994: Benigno Guzmán * Tiene actualmente 15 presos tres desaparecidos y más de 30 asesinados

Ossiel Pacheco, enviado, Aguas Blancas * En el acto conmemorativo del séptimo aniversario de la masacre de Aguas Blancas, este viernes, dirigentes de diversas organizaciones sociales se manifestaron a favor de la libertad de los presos políticos mediante la promulgación de una ley de amnistía, así como por el encarcelamiento del ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer, señalado como el autor intelectual de la matanza de 17 campesinos.

Esto en un acto conjunto que las dos fracciones de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS) llevaron a cabo en el vado de Aguas Blancas, en donde confluyeron las dos marchas que arrancaron de puntos diferentes, una de Coyuca de Benítez, y la otra del poblado de Aguas Blancas.

Ya en el acto, el dirigente fundador de la OCSS, Benigno Guzmán Martínez, dijo que esta organización ha sido la más reprimida y perseguida desde que surge el 14 de enero de 1994, pues a la fecha han sido asesinados 34 de sus dirigentes, 15 están encarcelados y sus integrantes Gilberto Romero Vázquez, Mauro y Benito Bahena Maldonado, uno de los fundadores de la OCSS, están desaparecidos, y exigió su presentación con vida.

Exigió castigo tanto para el general del Ejército Mario Arturo Acosta Chaparro, preso en el Campo Militar Número Uno, quien, dijo, planeó la masacre junto con el entonces gobernador Figueroa Alcocer, y para quienes la ejecutaron, entre ellos Rubén Robles Catalán, Rosendo Armijo de los Santos, Gustavo Olea Godoy, Antonio Alcocer Salazar y Héctor Vicario Castrejón, que –dijo– se pasean libremente por las calles de Guerrero.

Se manifestó a favor de la reapertura del caso Aguas Blancas, pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a través de los magistrados Juventino Castro y Castro y Humberto Román Palacios, determinó que tanto Figueroa Alcocer como sus funcionarios eran penalmente responsables de los hechos del 28 de junio de 1995.

Guzmán Martínez recordó que la recomendación que en 1997 emitió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) no ha sido cumplida pues estableció que los sobrevivientes, los huérfanos y las viudas de los campesinos masacrados tienen derecho a un fideicomiso para la reparación del daño.

Se manifestó en favor de la promulgación de una ley de amnistía para los presos políticos y de conciencia, para lo cual, dijo, “se requiere de la coordinación y de la unidad de todas las organizaciones sociales, para que el gobierno cumpla con las demandas del pueblo, y con esta ley de amnistía, para que obtengan su libertad los presos políticos que están en las cárceles de Guerrero y de México”.

La misma exigencia hizo la dirigente de otra fracción de la OCSS, Norma Mesino Mesino, quien instó a la unidad, la coordinación y la perseverancia para lograr que este genocidio no quede impune y en nombre de los familiares y organizaciones sociales exigió que la PGR atraiga el caso para su investigación, y “que el gobierno federal garantice que los culpables estén en la cárcel”.

Exigió la libertad de los campesinos de la OCSS Joviel Rafael Ventura, Gilberto y Salomé Aguirre Bahena, presos por delitos fabricados, y denunció que otros dirigentes de esta organización son víctimas de hostigamiento, de represión y vigilancia policiaca.

Propuso llevar a cabo una jornada nacional de lucha para lograr la ley de amnistía general.

Otro de los oradores en el acto, Efrén Cortés Chavez, ex preso político, quien salió hace menos de un mes del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, dijo que la masacre de Aguas Blancas es reflejo de un país que no es democrático, pues se siguen violando los derechos humanos, porque en un país democrático, no se cometen delitos de lesa humanidad.

Exigió que los responsables de la masacre, como el ex gobernador Figueroa sea enjuiciado por un tribunal internacional independiente, porque en México nunca han sido castigados los crímenes de lesa humanidad, porque ellos eligen a los jueces y fiscales encargados de investigar, por eso es imposible que se castigue por la guerra sucia a los ex presidentes de la República y a los militares implicados.

Pidió la solidaridad de las organizaciones asistentes con la OCSS para que juntos exijan castigo para los responsables de la masacre sean llevados ante los tribunales competentes, así como para lograr la libertad de los presos políticos y de conciencia para que nunca más, exista una persona presa solo por pensar diferente a quienes gobiernan.

Llamó a no permitir nunca más una masacre como la de Aguas Blancas, o la de El Charco, en Guerrero, y como las de Acteal y El Bosque, en Chiapas. “Hay que cerrar las puertas al gobierno de corte empresarial que encabeza Vicente Fox que lo único que pretende es quedar bien con los grandes capitales”.

Por su parte, el ex diputado local Ranferi Hernández, ex exiliado político en Francia y ex presidente estatal del PRD, actual dirigente del Movimiento Social de Izquierda (MSI), señaló que tanto el ex presidente Ernesto Zedillo como el actual, Vicente Fox Quesada, han brindado impunidad a Figueroa Alcocer, “quien controla al partido oficial y a los tres poderes del estado de Guerrero.

Demandó que sea la PGR la que investigue el caso Aguas Blancas y el cese a la represión, así como el desistimiento de las órdenes de aprehensión de los dirigentes sociales, el esclarecimiento del asesinato de la abogada Digna Ochoa y la desmilitarización del estado.   

Llamó a las organizaciones sociales comprometidas y progresistas a una discusión sana y responsable para llegar juntos a un foro nacional por la libertad de los presos políticos y de conciencia, mediante la promulgación de una ley de amnistía, “una reunión nacional para que veamos los mecanismos para trasladar esta lucha al ámbito internacional”, propuso.

“Concientes de que no podemos continuar con la misma dinámica se exigir justicia cada año, emplazamos al gobierno federal para que si tiene voluntad política en un año se vean resultados y sean castigados los responsables de la masacre de Aguas Blancas, El Charco, El Bosque y Acteal”, emplazó.

En este sentido se manifestaron la ex presa política Ericka Zamora Pardo, quien participó en el acto conmemorativo junto con su compañero Efrén Cortés Chávez, la dirigenta del MSI, Patricia Sánchez y la responsable del albergue de niños huérfamos de la OCSS, Virgilia Galeana García, precandidata del PRD a la alcaldía de Coyuca de Benítez.

Dieron saludos el dirigente de la Organización de Pueblos Indígenas Zapotecos de la Región Loxicha en Oaxaca, Juan José Maldonado, quien desde el estrado exigió castigo para los responsables de la masacre de 26 campesinos ocurrida en Agua Fría, Xochiltepec, de su estado natal.

También participaron el integrante de la Comisión Política de la Cooperativa Pascual, Abad García Labastida, y el secretario del recién creado Frente Cívico de Coyuca (FCC), José Antonio Mendoza, la representante del Frente Ciudadano de Atoyac, Estela Arroyo, y el coordinador de la Organización Independiente de Pueblos Mixtecos Tlapanecos, Arturo Campos Herrera, quien era acompañado de las viudas de la masacre de El Charco, de los mixtecos esterilizados de Ayutla de los Libres y de campesinos de la región indígena de ese municipio de la Costa Chica.

Entre los asistentes estaban el secretario general y la vicepresidenta de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Afadem), Julio Mata Montiel y Tita Radilla, la ex presa política Virginia Montes, y el dirigente del Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero (FODEG), José Luis Morales.

Entre los asistentes se encontraban el perredista Angel Pérez Palacios, los precandidatos del PRD a diputado local por el distrito 16, Orlando Romero Romero y Abelardo Rivera Domínguez, regidor del PRS de la comuna de Acapulco, así como el dirigente municipal del PRD Pablo Balanzar, y el regidor de Coyuca de Benítez Bartolo García.

Antes de manera separada iniciaron las marchas de las dos fracciones de la OCSS. Una encabezada por el dirigente fundador Benigno Guzmán Martínez, que se concentró en el Zócalo de Coyuca de Benítez, de donde partieron poco antes de la una de la tarde, y la otra fracción de la OCSS, que encabezan Hilario, Norma y Rocío Mesino, que salió de Aguas Blancas.