Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Para contactarnos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carta a mi padre, preso político (La Jornada, 14 de Junio)

Señora directora: Le agradezco la publicación de la siguiente carta en la sección El Correo Ilustrado del diario que usted dirige.

A mi papá, que siempre será mi pa, a sus 55 días de huelga de hambre:

Nunca fuiste como los demás papás, que tienen la oportunidad de estar cerca de sus hijos. Tú no fuiste de esos. Los instantes que pasate conmigo los viviste intensamente. Disfruté mucho de esos días cuando nos mojábamos bajo los chorros de agua que escurrían de las azoteas de las casas cuando llovía. ¿Recuerdas cuando pintábamos? Tú siempre preferiste figuras humanas y paisajes; yo sólo flores.

Ahora extraño hasta tus regaños y las jaladas de pata que me dabas para que me levantara y me fuera a la escuela. Con decirte que si antes me enojaba verte todo el día frente a tu computadora escuchando new age ahora soy yo la que se la pasa escuchando la música de Enya.

Me angustio. Me dicen que tu salud ya no es la que recuerdo, que estás muy demacrado, con más de 17 kilos menos, y que pese al suero que te aplican en el área de terapia intensiva del penal, tu organismo no reacciona, no acepta el agua y vomitas el jugo gástrico. Tu voz por el teléfono ya no es la misma, cada vez es más débil y toses a cada rato.

Sé que si hoy te me estás yendo, papá, es porque quieres ver libres a todos tus hermanos y hermanas de lucha. Y me duele en lo más profundo no poder acompañarte, abrazarte y decirte cuánto te quiero. Has de saber que estoy contigo, con mi mamá y con los cinco presos políticos del Cefereso de Acapulco, quienes también te acompañan en esta lucha por la libertad. Y que me indigna profundamente que en un país que se supone que existe el respeto a los derechos humanos y las libertades de expresión nos hayan cortado la llamada telefónica cuando te pregunté: ¿tienes un mensaje para mandar a la prensa?

Sólo alcanzaste a decir: ''agradezco las muestras de apoyo...''

¿Recuerdas cuando me preguntabas?

-Cuánto me quieres, mi niña.

-Como tú me quieres, papá,

así yo te quiero,

y si un día cualquiera

no verte pudiera

recuerda, papá,

que como quieres

a la última estrella,

así yo te quiero... y más.

Tu hija que siempre será tu hija

Leonor Aracely