Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Para contactarnos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Desde Canadá pide amnistía para presos en huelga de hambre

Señora directora: Solicito la publicación de esta carta dirigida al presidente de México, Vicente Fox.

Escribo sobre un asunto de máxima emergencia y de preocupación internacional. Soy un viejo miembro del parlamento canadiense y desde hace tiempo del Comité Canadiense de Relaciones Exteriores. Ha llamado mucho mi atención que dos presos políticos en La Palma y Neza Bordo, en huelga de hambre, estén al borde de la muerte.

El señor J.S. ha estado en esa situación durante 59 días y la señora G.A. está en el día 45. Ellos fueron arrestados arbitrariamente en 1999, sometidos a tortura y se encuentran detenidos como presos políticos desde entonces a pesar de las recomendaciones urgentes del Grupo de Trabajo Sobre la Detención Arbitraria de la ONU (Opinión 37) en 2000 y de Amnistía Internacional en 2001.

Señor Fox, los canadienses vimos con gran interés las elecciones de 2000. Estábamos esperanzados en que un nuevo gobierno en México iba a conducir a una nueva era de respeto a los derechos humanos y a la legislación internacional en el país. Estábamos emocionados por las promesas de desraizar la corrupción y hacer prevalecer la justicia en el gobierno.

Como sabe, señor Fox, su nación tomó parte del Pacto de derechos civiles y políticos, así como de la Convención contra la tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes; por lo tanto, su gobierno está obligado a garantizar que ningún ciudadano mexicano sea sometido a detenciones arbitrarias o torturas. Previamente a su mandato, la ONU determinó que la señora Arenas y el señor Silva fueron víctimas de esas dos injusticias.

Señor Fox, los canadienses estamos decepcionados por su falta de acción respecto de los presos políticos en México. Yo lo invito a que declare una amnistía federal para esas personas y que se les otorgue la incondicional e inmediata libertad. Además, debe comisionar una investigación independiente sobre la tortura a presos políticos mexicanos y asegurar que los responsables de esos crímenes sean llevados a la justicia.

Mientras escribo esto, el señor S. y la señora A. se están muriendo de hambre, porque ellos han perdido la esperanza en el sistema mexicano de administración de justicia.

En nombre del Nuevo Partido Democrático de Canadá (NDP) y de muchos canadienses preocupados, pido que intervenga inmediatamente en los casos de esos presos políticos para que se les otorgue la libertad, para proteger sus derechos y, por lo tanto, para proteger sus vidas. Espero pronta respuesta.

Atentamente

Svend Robinson