Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acciones y mobilizaciones
Para contactarnos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

México: Lucha para la liberación de los presos y presas políticas.

Eric Tremblay. México, primero de Junio 2002– El pasado jueves, 30 de Mayo, fueron liberados Ericka Zamora, estudiante de la UNAM, así como Efrén Cortéz, los dos sobrevivientes de la matanza de El Charco ocurrida en 1998. Esta liberación es el resultado de la lucha de varias organizaciones populares, campesinas y estudiantes, y se inscribe en una campaña más ancha para la liberación de todos los presos políticos de México. El propósito de este artículo es antes de todo una llamada a la solidaridad de personas o organizaciones quebequenses para reforzar esta campaña.

En la mañana del 7 de Junio del 1998, en El Charco, comunidad indígena del Estado de Guerrero, el Ejercito Mexicano cercó la escuela de la comunidad donde dormían una cuarentena de personas, gritó a la gente de salir y empezaron a disparar sobre el edificio. Entre las personas presentes en el interior estaban campesinos de El Charco y de una comunidad vecina, unos combatientes del ERPI (Ejercito Revolucionarios del Pueblo Insurgente) que estaban de visita en la comunidad, así como estudiantes que alfabetizaban en la región. Entre estos últimos estaba Ericka Zamora, estudiante en sociología en la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), que tenía entonces de 21 años.

El resultado de esta madrugada sangrienta fue 11 personas asesinadas, la mayoría cuando habían salido de la escuela con las manos sobre la cabeza como les habían exigido los militares, estos últimos todos indemnes. El compañero de Ericka, también de la UNAM, fue ejecutado con una bala en la cabeza. Veintidos sobrevivientes fueron entonces detenidos, entre ellos Ericka y Efrén Cortez, quienes fueron guardados ilegalmente durante varios días por los militares, los cuales los torturaron de diferentes formas, incluyendo los toques eléctricos en todo el cuerpo, hasta hacerlos firmar una declaración de auto–inculpación "reconociendo" pertenecer al ERPI. Si los demás sobrevivientes fueron liberados poco a poco, Ericka y Efrén fueron encerrados durante casi 4 años, es decir hasta el jueves 30 de mayo. Ericka, como 40 otros presos políticos, estaba entonces en huelga de hambre desde 20 días.

La liberación de Ericka y Efrén no es para nada un gesto de buena voluntad del gobierno de Fox. Se trata más bien de una larga serie de irregularidades que tres jueces federales se han visto obligado de interrumpir por la presiones y movilizaciones populares. Primero, las "confesiones" de lo(a)s dos acusado(a)s habían sido arrastradas con la tortura (práctica generalizada para los casos de detenido(a)s sospechado(a)s de pertenecer a una guerrilla). Segundo, la "portación de armas de uso exclusivo del ejercito" no había sido comprobado. Tercero, se acusaba Ericka de "incitación a la rebelión", lo que en México no constituye un delito. Entonces, los jueces tuvieron que reconocer estas irregularidades y han exigido la liberación inmediata de lo(a)s dos detenido(a)s.

A su salida de la cárcel, Ericka declaró que "ni las rejas ni la tortura debían ser elementos que hagan olvidar los principios y las convicciones". Ya el valor de esta mujer joven es casi una leyenda. Un ex–preso político, que estaba detenido con Ericka, me contó que un día, él, Ericka y cuatro detenidos más estaban siendo transferidos en avión desde Acapulco hasta una cárcel de máxima seguridad del Norte de la República (Puente Grande, Jalisco). Durante el trayecto, los agentes federales les dijeron que les iban a tirar a bajo del avión, y durante todo el trayecto los torturaron. A cada golpe que recibía Ericka, ella escupía a la cara de los policías gritándoles: ¡Perros!

Ericka, apenas salida, lucha ya para el castigo de los dos generales responsables de la masacre de El Charco, pero también para la liberación de los demás presos y presas políticas, algunos en huelga de hambre desde hace más de 40 días. Algunas organizaciones (Frente de las Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero) así como familiares de las víctimas creen que hubiera ventaja de extender las presiones en el extranjero, y particularmente en Quebec. Es cierto que el gobierno de Fox, que ya no tiene mucho prestigio en México, presume mucho en el extranjero de un supuesto cambio democrático, y que se preocupa al más alto nivel de lo que se dice de él. De hecho, acaba de vivir otro revés con el reciente informe de Amnistía Internacional sobre las masivas violaciones de los derechos humanos en México.

Haremos próximamente un sitio web sobre los presos y presas políticos con descripciones en castellano y en francés (y en inglés, si tenemos ayuda…) de su historia, de su situación y de las luchas en curso. El paso siguiente sería la organización de una delegación mexicana de visita en Quebec, en Canadá y en los Estados Unidos para informar a la gente sobre las luchas actuales. Finalmente, unas acciones pudieran ser organizada en estos tres países en apoyo a los presos y las presas, ello dependerá de sus iniciativas.

Si quieren más informaciones, o si quieren comunicarse directamente con los familiares o organizaciones que luchan para su liberación, pueden comunicar conmigo a la dirección siguiente: barricada01@hotmail.com

Favor de difundir este artículo a las personas y organizaciones progresistas.

 

Eric Tremblay

Colaborador del Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero (FODEG)