Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

* Pide solidaridad al ayuno de presos políticos

El encarcelamiento de Miguel Angel, para reprimir a la OCSS: Hilario Mesino

Tres presos políticos en Chilpancingo cumplieron ayer 17 días en huelga de hambre, y no se ve ninguna atención a sus demandas, dijo el dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), Hilario Mesino Acosta, padre de uno de los ayunantes, y explica porqué se considera preso político.

Con Miguel Angel Mesino Mesino, se encuentran en huelga de hambre desde el martes 27 de mayo, en el área de visitas del reclusorio de Chilpancingo, Isabel Fernández Gómez y Tomás de Jesús Barranco.

“No ha habido por parte del gobierno atención a sus demandas. Nadie ha ido, sólo la Codehum que fue a visitarlos. Y la preocupación es que ellos ya empiezan a sentir malestares como dolores de cabeza, mareos, nomás va una enfermera a checarles la presión”, dijo el dirigente de la OCSS.

Informó que han ido a solidarizarse miembros de organizaciones como el Movimiento Social de Izquierda y el profesor universitario Rafel Aréstegui, quien se comprometó a investigar con los diputados cómo van las propuestas de cambios a la Ley de Amnistía para que sirva para la libertad de los presos políticos, que es la principal demanda de la huelga de hambre.

Hilario Mesino está promoviendo la solidaridad con la huelga de hambre.

Hilario Mesino se refiere al caso de su hijo, Miguel Angel, acusado del asesinato de su primo, Ramiro Mesino Galicia, y afirma que es un delito fabricado con el fin de reprimir a la OCSS.

Varios miembros de la familia Mesino son conocidos dirigentes de la OCSS en Atoyac, pero entre ellos no está Miguel Angel. Hilario Mesino explica que Miguel Angel ha sido perseguido por el Ejército desde 1994. Recuerda que “una vez en 1994, se lo iban a llevar militares de El Escorpión (el pueblo donde vivían los mesino en la sierra de Atoyac), los acuisaban de ser del EZLN. Desde ahí lo han hostigado, ya no pudo trabajar en la sierra, ya no pudimos estar ahí por la ola de violencia contra las organizaciones. Miguel Angel se fue a trabajar a México, y a Acapulco, vendía ropa y en Zihuatanejo trabajaba de albañil, y carpintero”.

Casi nueve años estuvo Miguel Angel tratando de esquivar la represión, hasta que fue detenido el 19 de enero en Acapulco.

Hilario señala que la investigación para acusarlo de homicidio fue fabricada por un conocido comandante de la Policía Judicial del Estado, Epifanio Hernández Vélez, que ha sido denunciado como uno de los principales responsables de la desaparición de ciudadanos de Atoyac en la época de la guerra sucia, cuando formó parte del grupo de Mario Arturo Acosta Chaparro, y desde 1995 forma parte de un grupo paramilitar que se formó en El Paraíso, sierra de Atoyac.

El mismo comandante judicial, en sus investigaciones, plantea que el detenido es altamente peligroso, prque según él pertenece al Comando Justiciero 28 de Junio (CJ-28) y al EPR, y esto da pie al juez y al director del reclusorio de Tecpan, donde inicialmente fue encarcelado, para trasladarlo a Chilpancingo, donde se encuentra lejos de su familia.

Informa que está por cerrarse el juicio contra Miguel Angel por homicidio, y asegura que la defensa ha presentado pruebas de su inocencia, por lo que considera que la sentencia debe ser absolutoria, pero, agrega: “Tenemos miedo de que le quieran fabricar otro delito para tenerlo en la cárcel”.

Explica: “Ya hemos presentado las pruebas y el hermano de Ramiro Mesino, el doctor Cirino Mesino Galicia, fue ante el juez y declaró que Miguel Angel es inocente de la muerte de su hermano y que son falsas las supuestas denuncias de Margarito Antúnez y Zózimo Jaimes”.

Agrega de Margarito no existe y que Zózimo vive desde hace 15 años en Estados Unidos, por lo que no puede ser testigo del homicidio que se cometió en 1996.

También se presentaron testigos de que cuando mataron a Ramiro, en la sierra de Atoyac, el acusado estaba en Zihuatanejo.

Hilario Mesino considera que el encarcelamiento de su hijo tiene fines políticos para reprimir a la OCSS. Explica: “Tratan de desviar las actividades de la OCSS, porque hemos crecido mucho, pensamos que el gobierno quiere parar todo esto y que no luchemos por las demandas de los campesinos. Es el modo que utilizan contra la OCSS. Por eso. Miguel Angel es un preso político”.