Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

* La fiscal no acepta pruebas del crimen: Jesús Ochoa

Coinciden la familia de Digna y el comité de presos políticos con expertos de la CIDH

 * En Guerrero, la Procuraduría del DF tapó evidencias y puso en peligro a testigos, dice el presidente del Comité, Alfredo García

 El representante de la familia de Digna Ochoa, Jesús Ochoa, manifestó su acuerdo en general con el informe de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que critican las deficiencias de las investigaciones, pero afirmó que sí hay pruebas para demostrar que la abogada fue asesinada.

En tanto, el presidente del Comité de Presos Políticos y de Conciencia de Acapulco, Alfredo García Torres, que desde que ocurrió el homicidio ha pedido que se investigue el origen en Guerrero, opinó que lo que dice la CIDH es cierto, y es lo que el Comité ha dicho: que en Guerrero no se ha investigado bien, y que lo que ha hecho aquí la Procuraduría General de Justicia del DF es tratar de borrar evidencias y de encubrir a los sospechosos o probables responsables.

Después de que el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro (Prodh) difundió una reseña del informe del experto de la CIDH, Pedro Díaz, que cuestiona aspectos importantes de la investigación que realiza la fiscal Margarita Guerra, el hermano de la abogada asesinada el 19 de octubre de 2001, Jesús Ochoa, informó que la familia, que es coadyuvante en la investigación y peticionaria de la intervención de la CIDH también recibió el informe.

Dijo que las deficiencias y errores en la investigación del crimen que realiza la Procuraduría General de Justicia del DF han sido señalados por la familia de Digna Ochoa y sus abogados, y que precisamente eso es lo que los llevó a ofrecer a la Fiscalía más pruebas, que demuestran que la abogada fue asesinada.

Sin embargo –informó en entrevista telefónica– la Fiscalía no ha admitido las pruebas, y sigue casada con la hipótesis de que Digna se suicidó, sin tener pruebas firmes.

Dijo que el argumento de la Fiscalía para no admitir las pruebas que ofrece la familia es que ya hay dictámenes al respecto.

Jesús Ochoa planteó que lo que más resalta del informe del experto de la CIDH, Pedro López, es que la averiguación no está debidamente integrada y que hay omisiones graves.

Informó que el próximo martes 24 de junio, en una comferencia de prensa, la familia y sus abogados darán a conocer más elementos que prueban el homicidio.

Respecto a la crítica que hace la CIDH acerca de que las investigaciones en Guerrero no las hizo la Fiscalía directamente, sino por medio de la Procuraduría General de Justicia del Estado, Jesús Ochoa señaló que si bien la ley permite que la Fiscalía actúe con la colaboración de la Procuraduría de Guerrero, se plantea la interrogante de si se está cumpliendo con el objetivo de la integración misma de la Fiscalía, que es investigar los hechos.

Señaló que si la Fiscalía va a pedir la colaboración de la procuraduría de Guerrero, qué sentido tiene que tenga incorporados cinco agentes del Ministerio Público.

Recordó que cuando se le preguntó a la fiscal Margarita Guerra por qué en Guerrero estaba actuando en colaboración con la Procuraduría del estado, ella argumentó que por la distancia y cansancio. Pero Jesús Ochoa plantea que la fiscal no ha estado dispuesta a investigar, porque está casada con la hipótesis del suicidio.

Expresó: “Esperamos que el informe de los expertos de la CIDH modifique la actitud de la fiscal, pero esto no es seguro porque ella ha dicho que no está obligada a acatar las recomendaciones de la CIDH”.

Jesús Ochoa dijo que la familia insiste en que se investigue el homicidio de Digna.

Anunció un trabajo con las Organizaciones No Gubernamentales nacionales e internacionales, para exigir al gobierno federal, al del DF a la Procuraduría General de Justicia del DF y a la Fiscalía, que se acepten las pruebas que ofrece la familia y que las investigaciones se apeguen a derecho.

Por su parte, en Acapulco, el presidente del Comité de Presos Políticos, Alfredo García, quien ha sido interrogado dos veces dentro del expediente del caso Digna Ochoa, dijo que los presos han estado analizando desde hace tiempo las investigaciones que se han hecho en Guerrero, y llegan a la conclusión de que “no han servido”, porque “en vez de investigar andan tratando de encubrir a los que la mataron”.

“Hemos visto que no ha habido interés parta aclarar el caso, eso es efectivo, y es lo que ahora dice la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.

Señaló que el caso de los trabajos que ha hacho la Fiscalía en Guerrero es más grave, porque “investigan quién sabe cosas para taparlas, y echar abajo lo que han dicho algunos testigos que tienen información”.

Planteó que “en concreto, en Guerrero no se ha llegado a una investigacioón real del asesinato de Digna Ochoa”, y pidió una vez más que se investigue aquí, “pero con un provecho, no para tapar la información”.

Insistió en que es probable que en Guerrero se haya originado el asesinato de la abogada, por los trabajos que ella hizo aquí, por el apoyo que daba a los campesinos, y porque aquí afectó intereses poderosos.

Además, señaló, hay indicios, como el testigo que declaró al periódico El Sur, de que un sicario de la sioerra de Petatlán, Nicolás Martínez Sánchez, El Cuarterón, fue contrarado para cometer el homicidio en la ciudad de México.

Dijo que con su actuación, la Fiscalía “usa a los testigos como gallos de pelea”, porque después de que declaran llama al sospechoso, le dice lo que declaró el testigo, el sospechoso dice que él no fue, y el testigo queda en peligro de sufrir represalias.

Por eso, insistió, lo que ha hecho la Fiscalía en Guerrero es tapar evidencias y asustar a testigos.

Alfredo garcía comentósobre la negativa del Ejército a dar información, que señala el informe del experto de la CIDH, y dijo que no le extraña, porque los militares sólo hacen lo que les conviene, y agregó que es sospechoso que los mandos militares no hayan querido dar la información que les piden. (Maribel Gutiérrez).