Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

* Foro y marcha a un mes de las operaciones de la AFI

 Vecinos de Tecoanapa exigen la libertad de dos arraigados por la UEDO en el DF

 * Con el lema: “Hoy por ellos, mañana por alguno de nosotros”, más de 300 ciudadanos “dan la cara” para avalar la inocencia de Concepción Ramírez e Inés Jiménez, acusados de secuestro y de pertenecer al ERPI * Denuncian la actuación violenta de la AFI

* Acuerdan una manifestación el martes en Chilpancingo, y formar un comité para la defensa de los derechos humanos

 Maribel Gutiérrez, Tecoanapa * Más de 300 vecinos de este municipio de la Costa Chica marcharon por la ciudad con mantas y pancartas para “dar la cara” contra las detenciones y cateos que hace un mes hicieron policías de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), y exigir a la Procuraduría General de la República (PGR) la libertad de Concepción Ramírez Ramírez, de 70 años, e Inés Jiménez Silva, de 80, arraigados en la ciudad de México mientras se investiga su presunta participación en secuestros y en el grupo guerrillero Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).

La marcha, la tarde del sábado 21, fue uno de los acuerdos del foro por la libertad de los dos detenidos, el mismo sábado en la mañana, en el que familiares, amigos y vecinos manifestaron que don Inés, que se dedica al comercio de aguardiente, y Concepción, a quien llaman don Chon o Conquito, militar retirado y dirigente del PRD, no son culpables de lo que la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada (UEDO) pretende acusarlos.

Hubo testigos de las detenciones, que relataron cómo actuaron los agentes de la AFI el 21 de mayo, sin mostrar órdenes de aprehensión y de cateo, y con violencia.

A un mes de las detenciones, la UEDO no tiene pruebas para consignar a los detenidos. Lo único que tiene es la declaración de un testigo protegido que actúa con el nombre ficticio de Félix Salado Pantoja, y el agente del Ministerio Público federal que lleva la investigación, Jesús Villalobos Rodríguez, no lo ha careado con los arraigados, informó el hijo de Concepción Ramírez, Antonio Marín.

Dijo que no parece que avance la investigación, y que el agente del MP le dijo que ya le urge determinar el caso, que sólo está esperando un informe de Guerrero.

Son seis los detenidos el 21 de mayo en comunidades de Ayutla, Tecoanapa y San Marcos, acusados del secuestro del presidente de la Asociación Ganadera Local de Ayutla, Miguel Flores, y de pertenecer al ERPI.

En el foro y la manifestación de este sábado sólo se mencionó a los dos de Tecoanapa, porque son vecinos y por eso sus familiares se conocen y tienen relación, y porque los habitantes de la localidad los conocen bien y pueden afirmar que no se dedican a actividades ilícitas. Los otros cuatro arraigados en la ciudad de México –Guadalupe Hernández Arizmendi, Eudocio Suástegui García, Bardomiano Ríos Espinoza y Doroteo Marín Cartagena– no son conocidos en Tecoanapa.

Aunque Concepción Ramírez es dirigente del PRD en la localidad, en el foro no se vio la presencia de dirigentes políticos, ni el presidente municipal que es de ese partido, Ignacio Luna.

Fue una actividad de familiares, amigos y vecinos, sin política partidista, de denuncia de la arbitrariedad con que actía la PGR, con el lema: “Hoy por ellos, mañana por alguno de nosotros”, porque cuando vieron la detención de sus vecinos sólo porque los acusa un testigo protegido, piensan que lo mismo le puede ocurrir a cualquier otra persona.

Por eso, uno de los acuerdos del Foro es integrar un comité para la defensa de los derechos humanos en Tecoanapa.

Se acordó “que se busquen los mecanismos que de acuerdo a la ley amparen a los detenidos de las arbitrariedades que han sufrido y pudiesen sufrir”, y continuar con las manifestaciones públicas para demandar la libertad de los detenidos.

De acuerdo con el plan de actividades aprobado en el foro, este martes 24 de junio familiares y amigos se trasladarán a Chilpancingo para hacer un plantón y buscar una entrevista con los diputados de las comisiones de Derechos Humanos y de Seguridad Pública del Congreso del Estado.

En la marcha, alrededor de la zona comercial de la ciudad, los ciudadanos adaptaron las consignas de uso común: “El pueblo, unido, apoya al detenido”, y “libertad” para don Inés y don Chonquito.

En el Foro se informó que a propuesta de la diputada del PRD Virginia Navarro, está en comisiones un punto de acuerdo para que el Congreso del Estado actúe para el respeto a los derechos humanos en el caso de los seis detenidos de Ayutla y Tecoanapa.

Al final del foro, en el auditorio municipal, se difundió una grabación con un mensaje de Concepción Ramírez Ramírez, que da sus más “sinceras gracias a las personas que están apoyando” el movimiento por su libertad, informa que le han dicho que tiene que estar arraigado en la casa de seguridad tres meses, mientras se aclaran las cosas.

Se dirige a los asistentes al foro: “Ustedes saben que soy inocente de todas las cosas que me inculpan”, y dice que él se encuentra bien, y pide el apoyo para su esposa, Wenceslada Marín, que está enferma.

 

Detenido por causas inexplicables

La primera intervención en el foro fue de Adolfo Suástegui García, miembro del PRD, vecino de la comunidad de Las Aninas.

“Conocí a Concepción Ramírez en 1989, cuando por primera vez hicimos campaña en un partido de oposición. le decíamos Chonquito, otros don Chon. El empezó antes con el Frente Cardenista, participó en la campaña para la Presidencia de la República para buscar un cambio en el país; fue fundador del PRD, su trayectoria ha sido siempre pública, abierta, con base en las leyes que nos rigen. Actualmente es regidor suplente del ayuntamiento que en las elecciones de octubre ganó una coalición del PRD y el PT.

“Por causas inexplicables, que desconocemos, fue detenido en forma ilegal y violenta. Agentes de la AFI entraron a su casa a buscar armas.

“Por la detención de Chonguito y de don Inés muchos ciudadanos estamos indignados, porque el gobierno federal, a través de sus policías, están pisoteando los derechos ciudadanos en Tecoanapa”.

¿Porqué no investigan en el lugar de los hechos?

El hijo de Inés Jiménez Silva, Adalberto Jiménez, dijo en foro:

“Mi papá es una persona huumilde, de campo. Se encuentra detenido desde hace un mes, pero no le han encontrado nada. En la televisión la PGR lo sacó con armas de alto poder y con explosivos, pero en la casa sólo tenía una escopeta 16 y una 22 registradas legalmente. El que iba al frente del comando de la AFI que lo detuvo decía que era narcotraficante y secuestrador; decía que ya sabía dónde está el pozo donde tira a los que mata y pedía que lo lleváramos al lugar donde siembra porque decía que ahí tenía enterradas las armas. Todo es mentira. Se lo llevaron sin mostrar orden de aprehensión.

“Yo estuve allá en México. Hablé con el Ministerio Público federal, y me dijo que mi papá participó en el secuestro de Miguel Flores, de Ayutla, que mi hermano fue el que lo secuestró. Le pregunté cuándo sucedió eso, me dijo que en enero de 2003, y le dije que en esa fecha mi hermano ya estaba muerto.

“No quieren investigar. Nosotros ya investigamos, sabemos que cuando se llevaron al secuestrado en una camioneta en El Potrero se les ponchó una llanta, ¿porqué no investigan con la gente de ahí, porqué no preguntan si con los secuestradores iba mi padre? ¿Porqué no investigan en el lugar de los hechos, porqué no le preguntan al secuestrado?

La AFI vino a hacer y deshacer de ciudadanos humildes

El profesor J. Concepción Mendoza Espinoza, de 82 años, tío de Concepción Ramírez, dijo:

“Sabemos de los disturbios y abusos que sucedieron el 21 de mayo en Tecoanapa y en otros lugares, que vinieron a hacer y deshacer de ciudadanos humildes. Yo conozco a Concepción desde que nació, lo considero mi hijo, sé que es un ciudadano humilde que no cometió ningún delito, y que se lo llevaron y lo tienen en una casa asegurada”.

“Concepción es conocido por su actividad política. El ha invitado al pueblo a un cambio político. Esa es su lucha, pero eso no es delito”.

Amas de casa, profesores, universitarios, campesinos, trabajadores

Hablaron también la tía de Concepción, Judith Ramírez Neri, quien expuso que él no estaba en su casa cuando llegaron los de la AFI, y pudo haberse escondido para que no lo detuvieran, pero “llegó a su casa y se entregó, porque está seguro de que no debe nada”.

Participó el trabajador de salud Rogelio Ortega García, que es vecino de Inés Jiménez y avaló su conducta; la señora Rafaela Cruz López, que conoce a Concepción y lo considera como “un hombre de caridad”; el más joven de los asistentes, sobrino de los dos detenidos, Mario Enrique Sánchez Ramírez, invitó a firmar una carta para exigir la libertad; y hablaron también el campesino Esequías Ramírez Mendoza; el profesor Oriencio Blanco Ramírez, miembro de la CETEG y el abogado Lorenzo Leyva Ramírez.

El profesor de la UAG, Sabás Vázquez, que conoció a Concepción Ramírez cuando con su equipo de investigación académica vino a hacer un estudio forestal, dijo:

“Vemos que se está cometiendo una arbitrariedad. Los detenidos no tienen las condiciones para ser secuestradores ni guerrilleros. Estamos seguros de que se está cometiendo una injusticia”.

Agregó: “Si la PGR usa testigos protegidos, cualquiera de nosotros está en riesgo de que lo detengan”.

El profesor de la Preparatoria 15 de la UAG, que se localiza en esta cabecera municipal, Prócoro Valente Gil, propuso formar un Comié de Derechos Humanos, y la propuesta se aprobó en el foro.

El profesor Esteban Castro, también de la Prepa, dijo, en referencia a la acusación de que los detenidos pertenecen a un grupo guerrillero: “En Tecoanapa hemos luchado dentro del orden y la legalidad, jamás se ha roto el Estado de derecho. Pero lo que pasó el 21 de mayo nos ha dejado en la zozobra, porque al rato el detenido puede ser cualquiera de nosotros”.

El profesor Dagoberto Bautista habló también de la lucha pacífica: “Coincidimos con Chonquito en que el cambio no tiene que darse por la vía armada. Chonco le apostó a un cambio pacífico, jamás a inmiscuirse en la guerrilla ni en privar de la libertad a nadie.

“Chonquito luchaba porque el pueblo despertara; por eso estamos aquí, dando la cara por él, defendiendo esta causa y defendiendo a este amigo.

“Inés es un ciudadano humilde, de respeto, que ya servía para darnos consejos.

“No entendemos porqué la AFI trabaja así”.

El profesor de secundaria Lorenzo Leyva Evangelista dijo que fue testigo de las operaciones de la AFI la mañana del 21 de mayo, porque es vecino de don Inés Jiménez, y afirma que “la actitud de los agentes es todo lo contrario de lo que marca la Constitución. Llegaron con palabras altisonantes, en actitid amenazadora, para amedrentar, e intimidaron a la población con la presencia policiaca.

“Acordonaron las calles. Yo salí de mi casa, y vi que tenían encañonado a un vecino, Geño Gallardo, se metieron a su casa, y nadie podía hacer algo por ayudarlo”.

Dijo que le consta que Inés Jiménez es inocente, que siempre se ha dedicado a trabajar en su fábrica de aguardiente, en el campo y en su potrero.

Planteó que es necesario que el procurador Rafael Macedo de la Concha y el presidente Vicente Fox sepan que la UEDO “está trabajando fuera de la ley, que en Tecoanapa han aprehendido a personas que no tienen culpa, que nunca han estado inmiscuidos en actos delictivos. Que se sepa que Tecoanapa está indignado y que exige la liberación de los dos paisanos”.

 

Otros afectados por la AFI en Tecoanapa en un cateo equivocado

 No sólo los seis arraigados actualmente en la ciudad de México fueron afectados por las operaciones de la AFI del 21 de mayo. El transportista Efigenio Gallardo Ramírez, de 44 años, habitante de la ciudad de Tecoanapa, fue encañonado contra la pared y golpeado por los policías federales que catearon su casa, aterrorizaron a su esposa y sus hijas, revolvieron la ropa, los muebles y los utensilios y se llevaron 6 mil pesos que la familia guardaba en un ropero.

Efigenio maneja una camioneta de transporte colectivo que presta servicio de Tecoanapa a Ayutla. El 21 de mayo en la mañana estaba afuera de su casa, echando a andar su vehículo para empezar a trabajar, cuando a las 6:40 vio que llegaban muchos policías federales.

Impresionado por lo aparatoso de la operación, trató de meterse a su casa, pero unos agentes se lo impidieron, cortaron cartucho, lo encañonaron y lo pusieron contra la pared, mientras 15 agentes entraron a catear su casa sin ninguna orden, “en forma salvaje”.

“Me golpearon en la cabeza, los pies y la espalda. Me pedían las armas. Como 15 se metieron a mi casa, violaron la puerta, no tenían orden de cateo. Con las armas levantaron a mi mujer, a mis tres niñas y una muchacha, les apuntaban con las armas y les decían que se pararan. Todas gritaban, lloraban. Y a mí no me dejaban entrar a ayudarlas, me tenían encañonado contra la pared, en la calle.

“Salió el profe Lencho y trató de ayudarme, pero no lo dejaron, le dijeron con palabras groseras que se callara, que si no le iba a ir mal”.

“Yo les pregunté a quién buscan, de qué se me acusa, y me golpearon y me dijeron que me callara. Cuando trataba de voltear me golpeaban”.

Cuando los policías terminaron el cateo en su casa, y no encontraron las armas que buscaban, le pidieron a Efigenio Gallardo su identificación; él la mostró y les dijo que él renta esa vivienda, que no es de su propiedad. Uno de los policías dijo: “Ya la regamos”, y sin más explicaciones se fueron a catear otras casas. (Maribel Gutiérrez)