Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

* Confirman que le sembraron el arma: la defensa

 Interrogan a policías motorizados que detuvieron a un miembro de la OCSS

 Alfredo Mondragón * Ante el juez segundo de Distrito, Francisco González Chávez, en una diligencia de interrogatorio solicitada por la defensa, los policías motorizados que detuvieron al integrante de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS) Bulmaro Estévez Morales, tuvieron contradicciones entre sí, informó su abogado José Sánchez. 

En la segunda secretaría del juzgado segundo de Distrito, este viernes por la mañana, se realizó el interrogatorio al comandante Efraín Saldaña Moreno y el segundo oficial Fermín Nava Rizo, quienes firmaron el parte informativo de la detención de Bulmaro Estévez, a quien acusaron de la supuesta posesión de un antiguo mosquetón calibre 7.62.

El comandante Efraín Saldaña y el segundo oficial Fermín Nava, “se contradijeron porque el primero dijo que lo vio caminar en un paraje con el arma a seis metros y el segundo que lo vio a 100 metros de distancia y que el parte informativo lo hizo en un café internet, cuando lo debió realizar en el cuartel, el cual no fue firmado ni sellado, cuestión que objetamos” dijo el abogado. 

Otra situación, dijo es que el policía Fermín Nava declaró que “el arma la vio hasta llegar a la Agencia del Ministerio Público Federal  y el comandante Efraín Saldaña declaró que se percató de que el detenido iba en estado de ebriedad en el cuartel, pero antes no, es decir, esto confirma que el arma fue sembrada y que fue alcoholizado a propósito”.

El abogado denunció que se registró una violación al código procesal federal “durante el careo porque el secretario de acuerdos permitió que el comandante Efraín Saldaña –con una actitud agresiva e intimidatoria– estuviera presente durante el interrogatorio del oficial Fermín Nava e incluso estuvo aleccionándolo”.  

José Sánchez presentó ante el juez a cinco testigos que afirmaron que los policías estatales detuvieron a Bulmaro Estévez durante la boda de Maximino y Viviana pero al ser interrogado, el comandante “dijo que ni siquiera se percató de que hubiera una fiesta, cuando en un pueblo un evento de estos se nota”.