Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Apostamos a la negociación, señala Efrén Cortés

 No beneficia la Ley de Amnistía, dice el Comité de Presos Políticos de Acapulco

El Comité de Presos Políticos y de Conciencia de Acapulco manifestó que la Ley de Amnistía aprobada el 10 de noviembre por el Congreso del Estado “no nos beneficia porque a la mayoría de los que estamos presos se nos acusa de delitos fabricados como el secuestro y homicidio, que son graves”.

Además, manifestaron su inconformidad por la integración de la comisión de cinco funcionarios que aplicarán la nueva ley debido a que tres de ellos (el procurador de Justicia, el secretario de Seguridad Pública y el consejero de seguridad) “son los mismos que nos tienen aquí presos” y sólo “inspiran confianza”, los dos de organismos de derechos humanos.

El presidente del comité, Omar Guerrero Solís, acusado de secuestro, vía telefónica indicó que “tal parece que el único objetivo del gobernador René Juárez Cisneros y los diputados priístas fue vanagloriarse y para dar oxígeno al sistema priísta que cada vez se desmorona más, pero se aprobó gracias a la presión de las organizaciones sociales y de derechos humanos”.

“La nueva ley no nos beneficia; a la mayoría de los que estamos presos se nos acusa por delitos considerados como graves como el secuestro y homicidio, sin pruebas en nuestra contra, sin señalamientos directos, nuestros procesos están amañados, nuestras pruebas son desechadas, hemos sufrido torturas y obligados a firmar hojas que después llenan a su antojo”, dijo.

Guerrero Solís agradeció el apoyo del Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero (FODEG) y a los diputados del PRD quienes “a pesar de la jugada de los priístas mantuvieron una postura de altura con el interés de que esta ley beneficiara a la mayoría, pero dijo que la aprobación “es un triunfo” porque “por fin” reconoce el gobierno “la existencia de presos políticos”.

Por su parte, el ex preso político sobreviviente de la masacre de El Charco, Efrén Cortés, manifestó que “la Ley de Amnistía, si se queda así, de nada sirve”, y opinó que el movimiento por la libertad de los presos “apuesta a que se abra la negociación, y a la buena voluntad del gobernador”, para que “se haga una interpretación política de la Ley”, y que puedan salir libres los 60 presos políticos.

Señaló que ninguno de los presos políticos y de conciencia está sentenciado o procesado por los delitos de motín, sedición, conspiración o rebelión, que es el requisito que establece la Ley, porque “el gobierno ha criminalizado la actividad de los dirigentes y luchadores sociales, acusándolos de delitos inventados como secuestro u homicidio”.

Por eso, señaló, la propuesta del FODEG, que no fue recogida en el texto de la Ley, era que se beneficiarían con la amnistía los acusados de esos delitos políticos y los que de ellos se deriven.

Efrén Cortés insistió en que la Ley de Amnistía es un avance, porque el gobierno reconoce que en Guerrero hay presos políticos. Sin embargo, preguntó ¿porqué se hizo una ley tan limitada?, si el gobierno tiene interés en que se dé la reconciliación, como dice la misma Ley, ¿qué es lo que se pretende con ella si los presos políticos no van a poder ser beneficiados?Señaló que las organizaciones sociales tienen una lista de los presos políticos, “y si de parte del gobierno hay voluntad política, exigimos que salgan libres todos los compañeros que están en la lista”.Asimismo, propuso que los primeros casos que analice la comisión encargada de aplicar la Ley de Amnistía sean los de Salomé Aguirre Bahena, Joviel Rafael Ventura, Omar Guerrero Solís, Angel Guillermo Martínez, Tomás de Jesús Barranco y Alfredo Barragán Rentería.Explicó que los seis han sido atacados sistemáticamente por el gobierno, fueron detenidos ilegalmente y desaparecidos por varios días, sometidos a interrogatorios sobre los grupos armados, torturados, y sometidos a declaraciones ministeriales encaminadas a dar un sesgo político a los hechos de los que son acusados, y que en todos esos casos son falsos.