Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Cumple 25 años el Comité Eureka de familiares

 Exponen en Acapulco fotos de 532 desaparecidos; 300 son de Guerrero

 * Son fraudulentas la CNDH y la Fiscalía Especial, porque no han informado sobre el paradero de los desaparecidos: Rosario Ibarra

Raquel Santiago Maganda * La presidenta del Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos conocido también como Comité Eureka, Rosario Ibarra de Piedra, reiteró su falta de credibilidad hacia la Fiscalía Especial que investiga delitos contra los movimientos sociales y políticos del pasado reciente y hacia la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), a las que calificó de “fraudulentas”.

En conferencia de prensa en el hotel del Magisterio de Acapulco, Ibarra de Piedra anunció que este sábado a partir de las 10 de la mañana se montará en el Zócalo una exposición con los retratos de los 532 desaparecidos reportados por el Comité de los cuales el 56.3 son de guerrerenses, además de artículos acerca de la desaparición forzada.

Rosario Ibarra se negó a dar su opinión acerca de la ley de amnistía federal y la aprobada por el Congreso del Estado el 10 de noviembre, porque dijo no conocerlas, pero consideró que tanto la Fiscalía Especial y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) son “una burla” y resultan “fraudulentas” para los familiares de los desaparecidos porque hasta el momento no han logrado su objetivo de darles respuestas concretas acerca del paradero.

Aseguró que la consigna principal para exigir la presentación de los desaparecidos es “vivos se los llevaron y vivos los queremos” y precisó que los integrantes del Comité Eureka “nunca vamos a pedir cadáveres...ni vamos a aceptar indemnización porque nada paga la vida de nuestros familiares”.

Como parte de la exigencia para que haya respuesta, a partir de las 10 de la mañana en el Zócalo se iniciará la exposición Eureka: 25 años de lucha por al libertad en donde se mostrarán las fotografías de 532 desaparecidos reportados al gobierno federal de los cuales 300 casos corresponden a guerrerenses.

Rosario Ibarra dijo que sólo “es una pequeña muestra del trabajo (del Comité) en contra del enemigo poderoso que es el gobierno” y por eso consideró que a pesar de luchar “contracorriente” no desistirán hasta conocer la verdad sobre el paradero de sus familiares.

Mencionó que el guerrerense Domingo Estrada estaba desaparecido y atestiguó que durante su estancia en el Campo Militar Número Uno alcanzó a ver a personas que se encuentran desaparecidas; después fue asesinado en Guanajuato.

La luchadora social que inició su labor en 1975 mencionó que durante la administración de Vicente Fox Quesada “existe un desaparecido”, y mencionó que Alejandro Martínez Dueñas del estado de Colima desapareció y supuestamente es acusado de ser falsificador, pero entonces preguntó “¿por qué no lo presentan?”. En situación similar, dijo, están 20 personas más en Tamaulipas acusados de narcotraficantes.

Agregó que Epifanio Avilez Rojas que fue detenido en Coyuca de Catalán el 18 de marzo de 1969, fue detenido por el general Miguel Bracamontes y el mayor Antonio López Rivera. Al respecto, criticó que a pesar de que han dado nombres que consideran responsables de las desapariciones forzadas y mencionó a los ex presidentes Luis Echeverría, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo “y no los buscan” para que declaren.

Además dijo que para juzgar a militares por las desapariciones forzadas debe ser un juicio civil para que exista mayor credibilidad, al mencionar que los jefes supremos de las fuerzas armadas son quienes ordenan las desapariciones y por lo tanto “son un simulacro de justicia” las intenciones del gobierno para esclarecer las desapariciones.

Reiteró su desconfianza en “todo lo que viene del gobierno porque no dan un paso sin huarache”, y al secretario de Gobernación, Santiago Creel, se refirió como “un buen hombre” y a la vez consideró que no sólo deben ser buenas intenciones sino obtener resultados porque el “gobierno no hace nada”.

Rosario Ibarra llegó ayer cerca de la una de la tarde, precisamente a la hora de la conferencia vestida de negro y en el pecho la fotografía en el dije de su hijo Jesús Piedra Ibarra, estudiante de medicina que tras haber sido detenido por agentes de la Policía Judicial del Estado de Nuevo León en abril de 1975 no lo volvió a ver y eso la motivó a iniciar su trabajo para que junto con cientos de personas más sean presentados sus familiares.

Al finalizar la conferencia la activista recibió un reconocimiento por su labor de parte del maestro de la Preparatoria 7 Rafael Trejo Moreno, quien dijo que dentro de los 300 desaparecidos de Guerrero hay diez estudiantes de esa institución.