Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 * Los reos salieron por un túnel de 25 metros de largo

 Se fugan 14 internos del reclusorio del
puerto; detienen al director y a custodios

 * Ocho enfrentaban cargos por narcotráfico, tres de ellos colombianos detenidos en altamar por la Armada de México * El presidente del comité de presos políticos, Omar Guerrero Solís, entre los fugados * El comandante regional de la Policía Judicial del Estado, Arnulfo Jacobo Luviano, y personal operativo de Protección y Vialidad aseguraron que desconocían el asunto

Alfredo Mondragón * Catorce reos, ocho de ellos narcotraficantes –tres colombianos detenidos en altamar con una tonelada de cocaína por la Armada de México– y el presidente del comité de presos políticos Omar Guerrero Solís, acusado de secuestro y de militar en el grupo subversivo ERPI, se fugaron del reclusorio de este puerto.

El director del penal de Las Cruces, Jesús Torres Quiroz, y siete custodios, policías del estado responsables del área de seguridad de la que se fugaron los reos, fueron detenidos por policías de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), del Ministerio Público Federal (MPF), y están bajo arraigo en la subdelegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en esta ciudad.

El pasado 30 de diciembre de 2001, el narcotraficante Florentino Mejía Lozano, detenido por la PGR con un kilo de cocaína, se fugó de este mismo penal durante una corrida de toros organizada por el director general de los ceresos, José Luis Trujillo Sotelo, y el caso se ocultó a los medios de información pero se publicó en enero de este año, y hasta la fecha no ha sido reaprehendido.

Los prófugos excavaron un túnel de aproximadamente 25 metros de longitud y unos 60 centímetros de diámetro debajo de una barda de unos cinco metros de altura, en la parte trasera del penal, frente a las colonias Zapata y Radio Koko, a unos 15 metros  del módulo de seguridad y entre las torres de seguridad 4 y 5 del Cereso.

Unos 30 agentes de la PGR, al mando del agente del Ministerio Público Federal (MPF), Fernando Bueno León, llegaron hasta allí para tomar el control de las investigaciones y solicitaron apoyo a todas las corporaciones para la búsqueda de los 14 prófugos.

A través de las celdas de la entrada principal del penal se escuchó una discusión entre el fiscal federal Bueno León y Trujillo Sotelo: “Nosotros estamos por encima de ustedes, tomamos el control porque... No, no, nos los vamos a llevar ni insista”. Luego los federales subieron a una Suburban a los custodios.

Bueno León dijo que el director del penal, Torres Quiroz, y los custodios eran trasladados a la subdelegación de la PGR bajo arraigo, a fin de que declaren sobre el hecho pues ocho de los prófugos eran narcotraficantes y siete procesados por subversión, secuestro, homicidio y asalto.

Bueno León dijo que la PGR supo de la fuga a las 3:30 de la tarde, y tras breves indagatorias se estableció que se llevó a cabo entre las 10 y 11 de la mañana. Por ello se emitió una alerta todas las corporaciones policiacas y se establecieron retenes en diferentes puntos del estado.

Aproximadamente a las 15: 30 horas se filtró a los medios informativos que se había suscitado una fuga en el penal de Las Cruces.

Al respecto, a las 16:15 horas, el comandante regional de la Policía Judicial del Estado, Arnulfo Jacobo Luviano, y personal operativo de la Secretaría de Protección y Vialidad (SPV) dijeron que no sabían nada del asunto.

Entre los prófugos están Brian Leven Anderson, Wilbert Henry Martínez Tylor y Baldovino Hernández Rodríguez, originarios de Colombia, detenidos por la Armada de México el 5 de febrero de 2001 en la embarcación La Pinta, cuando arrojaban al mar una tonelada de cocaína pura.

También huyeron Andrés Estrada Alvarez, Eduardo Moreno Moreno, Ramiro González Bautista, Héctor Antonio Herrera Guzmán, Marcelino Díaz Vargas, Alvarez Vega Gaona, Juan Gutiérrez Lorenzo, José Antonio Solano Juárez, Horacio Pérez Pineda, Anibal Carranza Herrera y Guerrero  Solís.

Entre los prófugos está el presidente del comité de Presos Políticos de Acapulco, Omar Guerrero Solís, a quien precisamente el juez Sexto, Julio Obregón Flores, este miércoles 27 confirmó el auto de formal prisión por el delito de secuestro en agravio del taxista Ignacio Camacho Maldonado. 

Guerrero Solís también enfrentaba otro proceso por secuestro en agravio del madedero Juan Perea Castro, quien lo acusó de pertenecer al ERPI y por homicidio en agravio de Eloy Serrano Reza, integrado en la causa penal 26/2002, ante el juez primero del municipio de Coyuca de Benítez.

A las 19 horas, el director general de los penales de Guerrero, José Luis Trujillo Sotelo, en entrevista con El Sur confirmó la fuga de 14 reos, ocho procesados por delitos contra la salud y siete del fuero común, e informó que el director del penal, Torres Quiroz, le avisó del caso a las 14 horas.  

El funcionario estatal afirmó que dio instrucciones a Torres Quiroz para que interpusiera las denuncias correspondientes ante la PGR, por ser presos del fuero federal, y a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) porque había presos del fuero común detenidos por secuestro, homicidio y asalto.

Trujillo Sotelo explicó que se percataron de la fuga después del pase de lista de medio día, y tras una búsqueda minuciosa encontraron una alcantarilla abierta en el interior del área de seguridad, mejor conocida como el Ceresito, donde observaron el concreto quebrado, por ello intuyó que por allí huyeron.

“Entendemos que hay un problema serio en el aspecto de la seguridad, hemos hecho lo posible porque esto se evite, pero la condición humana es impredecible, la voluntad de los delincuentes es difícil predecirla”, respondió a la pregunta sobre qué pasaba al ser ésta la segunda fuga en un año. 

Luego indicó que el gobierno del estado modificó el código penal en los cargos de evasión de presos y de ser un delito menor pasó a ser grave, sin derecho a libertad bajo fianza, por lo que de encontrar responsabilidad de los custodios y el director podrían tener hasta doce años de cárcel.