Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

* Mesino y De Jesús llevan 43 días sin comer  

A petición de los presos en huelga de hambre, levantan su ayuno cinco mujeres

 Zacarías Cervantes, corresponsal, Chilpancingo * Sin respuesta a su demanda principal, que es la liberación de Miguel Ángel Mesino y Tomás de Jesús Brranco, las cinco mujeres que mantenían un ayuno en la puerta principal del Palacio de Gobierno levantaron ayer su movimiento.

Mientras, los dos presos continúan con su huelga de hambre en el penal de esta capital, ayer cumplieron 43 días advirtieron que se mantendrán hasta que sean puestos en libertad.

Alicia Mesino Castro, Horalia de Jesús Carrasco, Heriberta Fierro Pano y Calixta Benítez Mesino quienes iniciaron su ayuno a las 10 de la mañana del martes, así como Tomasa Tejeda quien se incorporó a las 10 de la mañana del miércoles, levantaron su movimiento a las 11 de la mañana de ayer.

Las cinco mujeres se encontraban a un costado de la puerta principal del Palacio de Gobierno en demanda de la libertad de los dos presos políticos.

Alicia Mesino, madre de Miguel Ángel, informó que levantaron su ayuno luego de que recibieron la tarde del miércoles una carta de los dos presos en la que les piden que retiren su ayuno.

“Sentimos una gran pena por los daños que esto pudiera ocasionarles, esto, como ustedes comprenderán, además de nuestra ya crítica situación, aumenta nuestro sufrimiento. Por esta razón les rogamos levanten su huelga de hambre en la seguridad de que su sacrificio no ha sido inútil, sino todo lo contrario, esto las enaltece y a nosotros nos motiva a seguir adelante en nuestra lucha”, dicen los presos en su carta.

Las mujeres levantaron su ayuno vigiladas siempre por el asesor de la Secretaría General de Gobierno, Juan Manuel Martínez Utrilla, quien iba resolviendo cada una de las peticiones que se iban presentando.

“Cualquier cosa que necesiten, lo que se les ofrezca, háblenle a Norma, a la hora que sea. Si necesitan atención médica, las podemos atender en el hospital que sea”, dijo el funcionario mientras palmeaba en la espalda a doña Alicia Mesino.

La madre de Miguel Ángel Mesino aprovechó entonces y pidió al funcionario que fuera incorporada al programa Pensión Guerrero. Martínez Utrilla de inmediato marcó un número en su teléfono celular y después de hablar en voz baja algunos minutos se dirigió hacia la mujer y le dijo: “Ya está” y le llevó el teléfono hasta su oído. Doña Alicia no habló, simplemente escuchó seguramente la respuesta positiva a su petición.

–Rápido, ¿verdad licenciado?, preguntó el reportero al funcionario, quien satisfecho miraba como las últimas pertenencias de las ex ayunantes eran guardadas en bolsas y en cartones. Se descolgaba también la última manta de la fachada del Palacio de Gobierno. “Presos políticos libertad”, se leía en ella.

–Si, mano, ojalá todos los movimientos fueran así de fácil para resolverlos, –aceptó Martínez Utrilla.

La tarde del miércoles, la dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), Norma Mesino, hermana de Miguel Ángel; el dirigente del Movimiento Social de Izquierda (MSI), Ranferi Hernández Acevedo y la vicepresidenta de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Afadem), Tita Radilla, entre algunos miembros de la comisión, se reunieron con el secretario de Gobierno, Luis León Aponte, en donde el funcionario ofreció despensas y becas para los hijos de los miembros de la OCSS.

Mientras que con respecto a la demanda principal de las ayunantes que es la libertad de los dos presos en huelga el funcionario solamente se comprometió a que el caso “se resolverá conforme a derecho”, reconoció Norma Mesino.

En el caso de Miguel Ángel ofreció gestionar la agilización del proceso para que se emita la sentencia y respecto a Tomás de Jesús Barranco sugirió que los abogados soliciten un amparo ante la justicia federal para la reducción de la pena y pueda alcanzar su liberación anticipada, a través del cual recobraron su libertad los policías presos por la masacre de Aguas Blancas.

La huelga sigue en el penal

Entrevistado vía telefónica Miguel Ángel Mesino indicó que mientras tanto él y Tomás de Jesús Barranco han decidido continuar con su ayuno, “a pesar de que ya nos sentimos más débiles y enfermos, por lo que en unos cuatro o cinco días ya no vamos a poder tener comunicación”, advirtió.

También denunció las primeras represalias a su movimiento, dijo que seis de los presos que habían anunciado que se incorporarían a la huelga en solidaridad con ellos, fueron llamados a la dirección del penal e intimidados por el director José Quirino, y que por ello desistieron de incorporarse al ayuno.

Algunos de los presos intimidados son Misael Chavelas, Víctor Patrón, Mariano Mesino, Norberto Estrada y Mario Rendón Cabañas.

Señaló que existe el temor entre los directivos del penal que los presos empiecen a denunciar los hechos de corrupción y tráfico de droga al interior del reclusorio.

Por su parte el visitador general de la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos (Codehum), Hipólito Lugo Cortés, aseguró que el organismo está pendiente del movimiento de los dos presos.

Informó que la médico del organismo, Soledad Nava Arango, ha revisado en algunas ocasiones a Miguel Ángel Mesino y a Tomás de Jesús, quienes presentan dolores de cabeza, mareos y vértigos.

Indicó que la Codehum también los ha apoyado con dulces y miel, que es lo que están consumiendo.

El funcionario reconoció, asimismo, que las demandas de los dos presos no han sido atendidas por las autoridades.

Lugo Cortés informó que el organismo ha pedido a la dirección del penal que brinde las garantías de manifestación y libertad de expresión a los dos presos en huelga, sin embargo señaló que no tiene conocimiento de que los seis presos que se solidarizarían con el ayuno hayan sido intimidados por el director del reclusorio.