Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Quienes somos?
Últimas noticias
Presas y presos políticos
Acción y mobilización
Fotos
Para contactarnos
Enlace

* Sufren ya de temperatura y los hostigan, dicen

Piden presos en huelga de hambre la presencia del visitador de la Codehum

 Zacarías Cervantes, corresponsal, Chilpancingo * Luego de 50 días de huelga de hambre, los presos Tomás de Jesús Barranco y Miguel Angel Mesino, pidieron ayer la presencia del visitador general de la Comisión de Defensa de Derechos Humanos (Codehum), Hipólito Lugo Cortés, y del médico del organismo para que revisen su estado de salud.

La petición fue hecha por la interna Maribel Fernández Gómez, quien informó ayer vía telefónica que desde hace cinco días los dos presos en ayuno sufren de alta temperatura, y se encuentran encerrados en sus celdas de las que ya no salen para nada.

También denunció que los internos son hostigados por dos internos que “los retan a golpes”, debido a que el director general de los Centros de Readaptación Social en el Estado, instruyó que los dos presos en huelga quedaran solos en su celda porque por su salud requieren de privacidad.

Fernández Gómez dijo que los dos internos que fueron sacados de las celdas de Mesino Mesino y de Jesús Barranco se inconformaron, y que ahora hostigan a los huelguistas a quienes han querido golpear.

“Su situación es verdaderamente delicada”, dijo la interna y señaló que entre los compañeros de los dos ayunantes existe preocupación por su integridad física, puesto que  “su estomago ya no acepta ni la miel que habían venido consumiendo, ya no se levantan ni salen para nada”, por lo que demandó la presencia del visitador general y de la médico del organismo para que revise su estado de salud.

Fernández Gómez también demandó la solidaridad de las organizaciones sociales, porque los han dejado solos. Informó que ayer sólo el dirigente del Movimiento Social de Izquierda (MSI), Ranferi Hernández Acevedo los visitó.

Los dos internos comenzaron su huelga de hambre hace 50 días en demanda de su libertad, debido a que se consideran inocentes.Pero hasta ahora no han obtenido respuesta a su petición, y las autoridades sólo se han comprometido a que sus casos se resolverán conforme a derecho